¿Tener o Ser? de Erich Fromm


Hay libros que uno no entiende cómo no ha leído antes.  Éste es uno de ellos.  Corto, claro, conciso, profundo, interesante, transformador.

Más allá de las escuelas a las que se asocie al autor, hay que reconocerle que escapa a los sectarismos académicos: ni el marxismo ni el psicoanálisis resultan una prisión para él.  Busca la Verdad en los más variados escenarios, cita a los más dispares autores, hermana a Maister Eckhart con Marx y sigue argumentando con seriedad… Sin perder la sonrisa… En busca de ese característico humanismo, de toda fruta extrae el jugo que precisa y desecha la pesada pulpa.

En esta obra de referencia, Fromm nos sitúa ante uno de los males de nuestra sociedad: hemos hecho prevalecer el tener sobre el ser…  Y ahora nos sentimos vacíos y perdidos.

No quiero hacer un resumen del libro, me limitaré a hacer algunas citas con la confianza de que despierten la curiosidad de algún lector y se decida a bucear en sus páginas. Prometo que vale la pena.

_____________________________________________________________________

1.  El socialismo y el comunismo rápidamente cambiaron, de ser movimientos cuya meta era una nueva sociedad y un nuevo hombre en movimientos cuyo ideal era ofrecer a todos una vida burguesa, una burguesía universalizada para los hombres y las mujeres del futuro.  Se suponía que lograr riquezas y comodidades para todos se traduciría en una felicidad sin límites para todos.

2.  El hombre se ha convertido en un superhombre… pero el superhombre con su poder sobrehumano no ha alcanzado el nivel de la razón sobrehumana.  En la medida en que su poder aumente se convertirá cada vez más en un pobre hombre…  Debe despertar nuestra conciencia el hecho de que todos nos volvemos más inhumanos a medida que nos convertimos en superhombres.

3.  La avaricia y la paz se excluyen mutuamente

4.  El desarrollo de este sistema económico ya no quedó determinado por la pregunta “¿qué es bueno para el hombre?”, sino por la pregunta “¿qué es bueno para el desarrollo del sistema?”  Se trataba de ocultar lo enconado de este conflicto suponiendo que lo que era bueno para el desarrollo del sistema (o aun para la sola gran empresa) también era bueno para la gente.

5.  Una nueva sociedad es posible sólo si, en el proceso de desarrollarla, también se forma un nuevo ser humano.

6.  Vivir correctamente ya no es sólo una demanda ética o religiosa.  Por primera vez en la historia, la supervivencia física de la especie humana depende de un cambio radical en el corazón humano.

7.  ¿Es posible que hayamos perdido el más fuerte de todos los instintos, el de conservación?

8.  En la vida se requerirían cambios tan enormes que la gente prefiere una catástrofe futura al sacrificio que tendría que hacer hoy día.

9.  Los grandes Maestros de la Vida han considerado la alternativa entre tener y ser como el punto más importante de sus respectivos sistemas.

10.  La diferencia está, antes bien, entre una sociedad interesada en las personas y otra interesada en las cosas.

11. El hombre moderno no puede comprender el espíritu de una sociedad que no esté centrada en la propiedad y en la codicia.

12.  Un dirigente puede ser competente en un campo e incompetente en otro

13.  En el modo de ser, el conocimiento óptimo es conocer más profundamente.  En el modo de tener, consiste en poseer más conocimientos.

14.  En el modo de tener, la fe es un apoyo para los que desean estar seguros, para los que desean una respuesta de vida y no se atreven a buscarla ellos mismos. (…)  En el modo de ser, la fe no consiste, en primer término, en creer en ciertas ideas (aunque también puede serlo), sino en una orientación interior, en una actitud.  Mejor sería decir que se está en la fe y no que se tiene fe.

15.  Experimentar amor en el modo de tener implica encerrar, aprisionar o dominar al objeto “amado”. (…)  Para ellos, el amor no es una expresión de su ser, es una diosa a la que desean someterse.

16.  Uno de los principales temas del Antiguo Testamento es: deja lo que tienes, libérate de todas tus cadenas, sé tú mismo.

17.  El Shabbat se vive como si no se tuviera nada, sin permitir otra meta que ser, esto es, expresar nuestros poderes esenciales: rezar, estudiar, comer, beber, cantar, hacer el amor.

18.  Para San Basilio, como para los otros Padres de la Iglesia, el propósito de todos los bienes materiales era servir a la gente: “Al que se apodera del vestido de otra persona se le llama ladrón; pero el que no viste al pobre y puede hacerlo, ¿no merece el mismo nombre?”

19.  Nuestra meta humana, según Eckhart, es librarnos de las cadenas que nos atan al ego, al egocentrismo, es decir, al modo de tener de la existencia, para llegar a ser plenamente.

20.  [Los bienes] no son en sí malos, pero se vuelven malos cuando nos aferramos a éstos, cuando se vuelven cadenas que afectan a nuestra libertad e impiden nuestra realización.

21.  Hoy día se hace hincapié en el consumo, no en la conservación

22.  [No tengo cosas], las cosas me tienen

23.  Se debe entender claramente que la libertad no es un laussez-faire ni arbitrariedad.  Los seres humanos tienen una estructura específica(como todas las otras especies) y sólo pueden crecer según las normas de su estructura.  Tener libertad no significa liberarse de todos los principios guías, sino libertad para crecer de acuerdo con las leyes de la estructura de la existencia humana (las restricciones autónomas).  Significa obedecer las leyes que gobiernan el desarrollo humano óptimo.

24.  La realización óptima de la naturaleza de la especie es la meta de la vida

25.  Cada paso nuevo encierra el peligro de fracasar, y ésta es una de las razones por las que se teme a la libertad.

26.  Los héroes son los que se atreven a dejar lo que tienen y avanzan, no sin temor, pero sin sucumbir a él

27.  La lucha de clases quizá podría volverse menos violenta, pero no podrá desaparecer mientras la codicia domine el corazón humano.

28.  Los amantes con frecuencia son tan narcisistas, están tan interesados en sí mismos, y son tan posesivos, que sólo se puede hablar de placer simultáneo, pero no compartido.

29.  Vivimos en un mundo de placeres sin alegría

30.  El pecado no consiste en desobedecer una autoridad irracional, sino en ir en contra del bienestar humano.  Santo Tomás  de Aquino afirmó: “A Dios no podemos ofenderlo, a menos que actuemos contra nuestro propio bienestar”.

31.  No sentimos miedo a morir, sino a perder lo que tenemos

32.  La instrucción sobre cómo morir es, desde luego, la misma que la instrucción sobre cómo vivir

33.  La estructura de carácter del individuo medio y la estructura socioeconómica de la sociedad de la cual forma parte son interdependientes.

34.  Somos aquello a lo que nos consagramos

35.  Un mapa no basta para guiarnos en la acción, también necesitamos una meta que nos señale a dónde ir.

36.  Estoy convencido de que nuestro futuro depende de si, al tener conciencia de la crisis presente, las mejores inteligencias se dedican a crear una nueva ciencia humanista del Hombre.

37.  Si la Ciudad de Dios y la Ciudad Terrenal fueron tesis y antítesis, una nueva síntesis es la única alternativa al caos: la síntesis de la esencia espiritual del mundo medieval tardío y el desarrollo de un pensamiento racional y científico renacentista. Esta síntesis es “La Ciudad del Ser”

Anuncios

4 comentarios en “¿Tener o Ser? de Erich Fromm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.