Sobre el abrazo como forma de vida (y Vídeo)


La semana pasada descubrí la experiencia de abrazar y sentirse abrazado.  Es cierto que mil veces he abrazado a algún ser querido, y él me ha abrazado…  Pero hasta ahora había sido algo mecánico, inconsciente, sin mayor trascendencia que un apretón de manos.  Y no tiene nada que ver.

Mis maestros y amigos José Olives y Lisette Babler me hicieron percibir el pasado sábado –en el marco de un curso de iniciación al arte de la energía- la profundidad insondable del abrazo y la fuerza de su poder transformador de la realidad y de nosotros mismos.

El abrazo comienza en la mirada: en darnos a conocer a través del espejo del alma que son nuestros ojos…  Y en encontrarnos con la intimidad del otro que rebosa en su mirar.  Hay que ver lo difícil que resulta mantener el contacto visual tratando de comunicarnos con aquél a quien miramos en un diálogo sin palabras…  Quítate las máscaras y descubre el rostro que se oculta tras la fachada de tu prójimo, sólo así podrás abrazar con todo tu ser a todo lo que el otro es, a todo lo que eres en el otro y él es en ti.

Tras la mirada, el ofrecimiento: dispón tu ánimo para ofrecerte al otro, haz de ti un regalo que pones en sus manos…  Y acepta el regalo que te hace él de su persona.  Tan importante es el dar como el recibir, unión de la que nace el auténtico disfrute en un ciclo sin fin: recibir, disfrutar, entregar, disfrutar, recibir… Y vuelta a empezar.

Manifiesta con tu cuerpo la cogida y agradecimiento por el regalo que te hace de sí quien te abraza, y a quien vas a abrazar.  Sé consciente de lo que haces y siente cómo el cuerpo sigue al alma, cómo tu físico expresa tu entrega y emoción, cómo la energía fluye entre vosotros, cómo todo tú y tu prójimo perdéis la individualidad para descubriros en el otro en una unidad superior.

Practica el abrazo con tus seres queridos y, cuando lo hayas experimentado, comienza a abrazar las situaciones con que te encuentres en la vida (sean buenas o malas) y trata de abrazarte a ti mismo, con tus virtudes y defectos.  Abraza especialmente a estos últimos… Verás cómo lo agradecen y cómo te transforma –a mejor- una práctica tan sencilla y placentera.

Espiritualidad y psicoterapia en estado puro… Al alcance de cualquiera.

Un abrazo, de corazón, para todos…  En forma de vídeo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s