Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Conclusiones finales sobre el “matrimonio homosexual”


Tras una semana reflexionando y escribiendo sobre el “matrimonio homosexual” (https://meditacionesdeldia.wordpress.com/2012/11/12/cinco-debates-de-fondo-sobre-el-matrimonio-homosexual-introduccion/), ha llegado el momento de sintetizar mi posición.

Partamos de mi valoración de la homosexualidad (https://meditacionesdeldia.wordpress.com/2012/11/14/2o-debate-de-fondo-sobre-el-matrimonio-homosexual-la-valoracion-de-la-homosexualidad-libre-eleccion-o-enfermedad/): más allá de la tendencia, no creo que la homosexualidad sea algo que viene determinado genéticamente como el sexo biológico…  No hay pruebas al respecto, y sí indicios en sentido contrario.  Sin embargo, sí parece tener gran influencia en su desarrollo el medio en el que uno se desenvuelve y la propia voluntad.

Yo no soy homosexual, ni me he propuesto serlo porque, aunque defiendo la androginia originaria del ser humano –la coexistencia en una misma persona de lo masculino y lo femenino en el estado edénico- no creo que la homosexualidad tenga nada que ver con ello sino que, por el contrario, supone una forma limitada de nuestra naturaleza…  Empezando por nuestra naturaleza sexuada.

Yo no sé para ti, pero para mí el sexo es algo importante, muy importante.  Y éste sólo puede vivirse plenamente (en sus cuatro vertientes: lúdica, relacional, procreativa y simbólica, espiritual o trascendente) en el marco de una relación heterosexual (https://meditacionesdeldia.wordpress.com/2012/11/13/1a-cuestion-de-fondo-sobre-el-matrimonio-homosexual-la-sexualidad-humana/).

Así que no puedo valorar positivamente la homosexualidad ni apoyar la promoción de la misma, aunque es ese profundo respeto por la naturaleza humana el que me lleva –a un tiempo- a criticar la homosexualidad (la tendencia y conducta) y a tolerar y defender al homosexual (a la persona).

Todos debemos ser respetados en atención a nuestra dignidad humana, y no concibo por tanto aquellas legislaciones en las que se criminaliza la homosexualidad.  Pero tampoco me parecen bien aquellos regímenes en los que trata de convertirse la homosexualidad en norma, en conducta a promocionar…  No es mi ideal de ser humano ni de sociedad, qué le vamos a hacer.

Y como que además estoy convencido de la influencia del medio en el desarrollo de la homosexualidad, no soy tampoco partidario de la adopción por parte de parejas homosexuales (entre otras cosas porque es el hijo el que tiene derecho a tener unos padres que le ofrezcan los medios para desarrollar plenamente su personalidad, y entiendo que eso es favorecido por la presencia de un padre y una madre  https://meditacionesdeldia.wordpress.com/2012/11/16/4a-cuestion-de-fondo-sobre-el-matrimonio-homosexual-debe-permitirse-la-paternidad-o-la-adopcion-a-parejas-del-mismo-sexo/) ni del empleo de lenguajes ni figuras jurídicas que puedan dar lugar a la confusión (https://meditacionesdeldia.wordpress.com/2012/11/15/3a-cuestion-de-fondo-sobre-el-matrimonio-homosexual-nocion-y-fines-del-matrimonio/).

Cuando era estudiante de Derecho, aplaudí la aprobación de las normativas sobre parejas de hecho en la que se reconocían derechos de carácter social y sucesorio a parejas homosexuales…  Encontré –y encuentro- que es de justicia cubrir esas lagunas…  Pero cuando escucho a los ultras de uno y otro sentido peleando por el término matrimonio, tras recordar que la palabra no es la cosa y que el lenguaje debe servir para entendernos y no para confundirnos, acabo alineándome con quienes defienden el dar un nombre distinto a las uniones homosexuales para reconocer las diferencias existentes entre las parejas homosexuales y las heterosexuales… Diferencias que existen… Pese a quien le pese.

Quiero que las parejas homosexuales tengan una cobertura legal, quiero que puedan vivir su opción sexual con tranquilidad y respeto…  Pero quiero que se llame a cada cosa por su nombre, y que no se utilicen las palabras para crear confusión (https://meditacionesdeldia.wordpress.com/2012/11/19/5a-cuestion-de-fondo-sobre-el-matrimonio-homosexual-la-funcion-de-las-leyes-en-una-sociedad-democratica/).  La palabra no es la cosa…  Pero cada cosa tiene un nombre, y “matrimonio” no es el que corresponde a una unión estable de carácter homosexual…  Diga lo que diga el Tribunal Constitucional.  Aunque, para qué mentir, poco me importa lo que diga, no encuentro que sea sede de Autoridad ninguna…  Picapleitos con altavoces mediáticos, chupatintas de la ley que olvidan a menudo que ésta, para ser justa, debe atender a nuestra naturaleza.  Así nos va…  A ver cuánto duran, ellos y la Constitución que tan alegremente interpretan.

Anuncios

2 comentarios el “Conclusiones finales sobre el “matrimonio homosexual”

  1. Pingback: MATRIMONIO HOMOSEXUAL: Una posición razonada | Meditaciones del día

  2. oscar quispe rivera
    8 de abril de 2016

    Barón y mujer los creo Dios pero por cuanto no tienen en cuenta a Dios se entregan a pasiones vergonzosas uniéndose hombre con hombre y mujer con mujer la cual la biblia que es palabra de Dios quien nos creo considera como Abominable algo inmundo ,detestable corrompido,trastorno y contra la naturaleza misma dada por Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20 de noviembre de 2012 por en meditaciones y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: