Los sistemas somos las personas que los formamos


sistemapersona

 

Hoy he leído -en un libro de Anthony de Mello- un texto que tomaré para la defensa de mi tesis doctoral (por muy heterodoxo que parezca esto académicamente) porque sintetiza uno sus pilares con una claridad y sencillez dignas de ser reproducidas.  Dice así:

“Un jesuita escribió una vez una nota al Padre Arrupe, su Superior General, preguntándole por el valor relativo del comunismo, el socialismo y el capitalismo.  El Padre Arrupe le dio una respuesta encantadora.  Dijo: «un sistema es tan bueno o tan malo como la gente que lo usa».  Personas con un corazón de oro podrían hacer que el capitalismo, el socialismo y el comunismo funcionaran de maravilla”

Dejando al margen las críticas teóricas, filosóficas o antropológicas que puede hacerse a cualquier sistema político o económico, debo reconocer que –en última instancia- coincido con la opinión del padre Arrupe.

La raíz del bien y del mal que existe en el mundo se encuentra en el corazón de cada hombre y mujer concretos, en el tuyo y en el mío, en nuestros sentimientos, percepciones, acciones y omisiones.

Por eso, sigue el consejo de Gandhi y sé el cambio que quieres ver en el mundo. No pidas que el mundo cambie, transfórmate a ti mismo y ayuda a quienes te rodean –a los más cercanos- a que también realicen su camino, su metanoia.

Ese es el humanismo que propongo, esa es –en mi opinión- la solución a todos nuestros males.

Anuncios

4 comentarios en “Los sistemas somos las personas que los formamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s