Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

No malvivas privándote de lo que te mantiene vivo


leñador

Los seres humanos somos realmente curiosos: nos autodefinimos como “animales racionales” y, aunque de animales algunos tenemos mucho, nuestra racionalidad no es raro que brille por su ausencia.

Sobre este último aspecto –y no sobre el primero- es sobre el que me gustaría centrar hoy nuestra atención: nos creemos razonables, incluso sensatos, mientras vivimos como “pollos sin cabeza” (tomo la descriptiva expresión de Víctor Küppers).

Pasamos por la vida a toda velocidad, sin saber a dónde nos dirigimos, sin pararnos a mirar el mapa ni fijarnos más destino que el del futuro inmediato.  Nos rige nuestra parte animal, el inconsciente, la rutina, los hábitos, la fuerza y el impulso de los demás…  Somos como un velero arrastrado por el viento, sin capitán ni tripulación…  ¿Realmente crees que así se puede llegar a buen puerto?

¡Detente y dedica un tiempo cada semana (por no decirte cada día) a reflexionar sobre quién eres, sobre qué te hace feliz, sobre qué quieres hacer con tu vida y sobre cómo lograrlo!  Puede que me respondas, como tantos amigos míos cuando surge esta conversación: “Es que no me queda tiempo para «estas cosas» que a ti tanto te gustan”.  ¿Realmente no te queda tiempo o es que no te organizas para tenerlo porque te parece una ocupación inútil?  Este planteamiento, mucho más habitual de lo que puedas pensar, me recuerda a ese viejo cuento de la apuesta entre leñadores:

Cuentan que en un pueblo de alta montaña convivían dos hermanos que resultaron ser dos hábiles leñadores.  Siempre competían para saber cuál de los dos era el mejor: comparaban el tiempo que tardaba cada uno en talar un árbol de características similares al que ya había cortado el otro…  Y el que menos tardaba era reconocido como ganador.  Cansados de que el vencedor fuera variando constantemente –porque un día ganaba uno, pero al día siguiente ganaba el otro- optaron por hacer una prueba de mayor envergadura que le otorgara al ganador el título de campeón durante un año entero.  Seleccionaron 66 árboles -33 para cada uno de los hermano-, los marcaron con señales de color y acordaron que el que acabara antes de cortar todos los suyos sería el mejor leñador del pueblo.  Nadie se atrevió a añadirse a la apuesta porque todos sabían de la infinita superioridad de los hermanos.  Ambos se pusieron a talar como locos, su fuerza y destreza era admirada por el público que los contemplaba.  Poco a poco, el hermano menor comenzó a destacar sobre el mayor…  El benjamín llevaba 15 árboles cortados, mientras que el mayor sólo llevaba 6…  Horas más tarde, el menor ya llevaba talados 20, y su hermano sólo 7… A primera hora de la tarde el más joven de los dos había cortado treinta árboles y el mayor sólo 9…  Cuando se lo comunicaron, no entendió el motivo del retraso de su hermano y, preocupado, dejo de talar y fue a visitarle.  Lo encontró sudoroso, rojo, con las venas marcadas en sus sienes y cuello, dando feroces golpes con el hacha a un árbol que apenas se resentía… Tras observar durante cerca de un minuto, se acercó con cuidado y, tocando el hombro de su hermano (que no dejaba de atizarle al tronco) le dijo: “hermano, ¿has visto que tu hacha ya no tiene filo, que está destrozada? ¿No deberías parar un momento y afilarla?”.  ¿Puedes imaginar cuál fue la respuesta del hermano mayor? Exacto, su contestación fue la misma que a menudo empleamos muchos de nosotros y que me ha llevado a narrar esta historia: “¡¡¡¡No, no puedo parar!!!! ¿No ves que no tengo tiempo? ¡Tú me vas ganando!”.  ¿Animal racional?  Ni hablar…  Pollos descabezados.

Por no parar, por ir a toda pastilla, somos capaces de desgraciarnos la vida.  Hay que detenerse de vez en cuando y plantearse qué es importante para nosotros y cuánto tiempo le dedicamos…  La respuesta suele ser estremecedora… Y exige cambios.  Como decía Stephen Covey, “First the first”…  Hay que poner primero lo que es importante, hay que jerarquizar, hay que priorizar y distribuir nuestro tiempo y esfuerzo en función de ese orden…  Sólo así conseguiremos añadir vida a nuestros días, y dejaremos de quemarlos en una rápida sucesión de actividad carente de sentido y alegría.

Y no olvides jamás que de las cosas realmente importantes no puedes prescindir porque, como decía Doria Cornea, “si rompes tus cadenas te liberas; pero, si cortas tus raíces, mueres”.

El humanismo que propongo en mis artículos, en este blog, pretende compartir unos criterios –unos valores, unas raíces- que a mí me han servido para reorientar mi vida en una dirección que la dota de sentido y que, por tanto, me ofrecen paz y felicidad.  ¡Esa es la importancia de las humanidades y de la auténtica cultura!  Que nos ayudan a cultivar la vida para que ésta florezca y dé fruto.  Así que dedícale un tiempo a reflexionar, a meditar, a orar…  Es el primer paso de ese largo camino que te conducirá a una vida lograda.  Un camino que te animo a hacer juntos, a través de “La Meditación del día”.  😉

Anuncios

Un comentario el “No malvivas privándote de lo que te mantiene vivo

  1. Pingback: ¡No tengo tiempo! | Meditaciones del día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: