No renuncies a ser el que eres porque no te comprendan


el-patito-feo

Los seres humanos somos únicos y complejos.  Cada uno de nosotros es una obra de arte en la que la materia bruta ha sido modelada por su entorno, por las circunstancias, por sus experiencias, por sus elecciones, por sus decisiones, por su voluntad, por su libertad…  Somos todos tan iguales y tan distintos al mismo tiempo, que no es difícil que nuestras peculiaridades resulten incomprensibles para algunos de nuestros seres cercanos, incluso queridos.  En esos casos, lo importante es que nosotros sí que nos comprendamos, que seamos conscientes de que estamos haciendo lo que tenemos que hacer, de que estamos viviendo la vida que nos corresponde vivir atendiendo a nuestra naturaleza y a ese susurro interior que es la mejor de las brújulas vitales para alcanzar nuestro destino, nuestro pleno desarrollo y nuestra felicidad.

Esta mañana, durante mi meditación diaria, me he topado con una historia sobre el santón sufí Shams-e Tabrizi que narra Anthony de Mello en “El canto del pájaro”.  Dice así:

“Desde que era niño se me ha considerado un inadaptado.  Nadie parecía entenderme.  Mi propio padre me dijo en cierta ocasión: «no estás lo suficientemente loco como para encerrarte en un manicomio ni eres lo bastante introvertido como para meterte en un monasterio.  No sé qué hacer contigo».

 

Yo le respondí: «Una vez pusieron un huevo de pata a que lo incubara una gallina.  Cuando rompió el cascarón, el patito se puso a caminar junto a la gallina madre, hasta que llegaron a un estanque.  El patito se fue derecho al agua, mientras que la gallina se quedaba en la orilla cloqueando angustiadamente.  Pues bien, querido padre, yo me he metido en el océano y he encontrado en él mi hogar.  Pero tú no puedes echarme la culpa de haberte quedado en la orilla».

 

No lo olvides: eres el que eres…  No temas seguir la llamada que surge de las profundidades de tu naturaleza.  Sigue tu destino.  Conviértete en el que puedes llegar a ser.  No impongas tu camino, pero no te separes ni un ápice de él…  Porque es el que te conducirá a tu máximo esplendor y alegría, es el que te permitirá ocupar tu lugar en la historia.

No vivas la vida de otro, pues a ti no te hará feliz.  No eres un patito feo, eres un cisne. No vueles como ave de corral cuando puedes extender tus alas y alcanzarte a lo alto como un águila…  No te quedes en la orilla cuando estás hecho para la mar…

Sé tú mismo, y anima a los demás a ser quienes deben ser.  Es el mejor regalo que puedes hacerles…  El mejor presente que nos puedes hacer.

Tomemos conciencia de nuestra importancia en la historia, y actuemos en consecuencia.  La existencia de un mundo mejor –al menos un poco mejor- depende de nuestra valentía, de la decisión de ser auténticos, fieles a nosotros mismos a pesar de todas las posibles incomprensiones.  

Hazlo por ti, hazlo por todos… Sé tu mejor tú, no seas otro.

Gracias por atreverte.

Pasa un buen fin de semana.

Anuncios

Un comentario en “No renuncies a ser el que eres porque no te comprendan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s