Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

La “operación bikini” espiritual


operacion-bikini

Se acercan los calores veraniegos y, con ellos, los baños en playas y piscinas.  Así que, por estas fechas, hombres y mujeres comenzamos a plantearnos la necesidad de ponernos a dieta para no tener que avergonzarnos de nuestra propia imagen cuando seamos vistos en bikini o bañador…  Y cada año es la misma historia: hemos sido capaces de convivir todo el invierno con nuestros “michelines”, ocultos tras capas y capas de ropa, de jerséis y abrigos, sin plantearnos si era sano el ganar peso y acumular grasas, si le gustaría o no a nuestra pareja, si nos haría sentir mejor o peor…  Nada de eso ha importado hasta ahora, hasta que se acerca el momento de lucirnos, de ser vistos lo queramos o no…  Y ahora vienen las prisas: debemos matarnos de hambre y pasarnos todo nuestro tiempo libre en el gimnasio para tratar de cubrir el expediente y llegar a nuestro primer baño con apariencia de atleta y no de morsa humana.

Los seres humanos somos como somos…  En todas las facetas de nuestra vida.  La famosa “operación bikini” –tan superficial ella- me ha llevado a pensar que, lo mismo que hacemos con nuestro cuerpo, lo hacemos también con nuestro espíritu.  Somos capaces de despreocuparnos de él durante toda nuestra vida hasta que llegamos a la vejez, o nos acosa una grave enfermedad, y surgen entonces los ecos de esa infancia en la que se nos habló del Juicio Final, del Paraíso, del Purgatorio y del Infierno…  Así que, cuando le vemos las orejas al lobo, nos volvemos más papistas que el Papa, nos sometemos a la más dura de las morales y de las ascéticas, siempre con la intención de quitarnos la mugre del alma con la misma velocidad con la que pretendemos perder peso antes del verano.

Somos idiotas, en serio.  Tanto el mantener una alimentación sana como el hacer deporte, tanto el tener una visión trascendente de la existencia como la meditación, la oración o los ejercicios espirituales, son medios para sacar todo el jugo a la vida…  No algo que deba emplearse en momentos puntuales “para ponerse a tono”.

Del mismo modo que el cuerpo se resiente de tanta dieta milagrosa, nuestra alma queda marcada por esas prácticas religiosas “salvavidas” que sólo surgen en los momentos de absoluta necesidad o desamparo.  Más nos vale acostumbrarnos a ingerir los alimentos que convienen a nuestro cuerpo y a nuestra alma (otro día trataré in extenso sobre ellos), así como empezar a hacer algo de ejercicio suave que nos mantenga a tono, física y espiritualmente.

Poco a poco, sin forzar, podemos ir cambiando nuestro cuerpo y nuestro interior, haciendo de ellos medios útiles que nos ayuden a cumplir nuestra misión y nuestros sueños…  En lugar de ser las pesadas losas que ahora nos impiden ser quienes queremos y debemos ser…  Obligándonos así a ocultar nuestros “michelines” y miserias por vergüenza al qué dirán.

Tenemos todo lo necesario para ser fantásticos y únicos, sólo hay que ponerse manos a la obra, pulir lo que nos sobra y hacer de nosotros y de nuestra existencia una obra de arte de la que puedan disfrutar cuantos nos rodean.

¿Empezamos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: