Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

EL RENACIMIENTO ITALIANO: LAS HUMANIDADES COMO PROPUESTA PARA SUPERAR EL DESMORONAMIENTO DE LA CRISTIANDAD


academia_platonica2

Como ya he expuesto en anteriores ocasiones, el interés por las humanidades (entendidas como el “conjunto de disciplinas, ciencias y artes propias del humanismo”[1]) es propio de épocas de crisis, de profundos cambios que suponen un riesgo y una oportunidad al mismo tiempo.

Por este motivo no resulta extraño que su origen próximo pueda situarse en la convulsa etapa del final de la cristiandad medieval[2], declive de una época de esplendor de la que Olives destaca su antropología (ya que ésta “considera la esencia del hombre, la unidad y la integridad de la persona y su relación con los otros hombres, con la creación entera y con Dios”[3]) y el hecho de ser el fermento de un esencial legado judeo-cristiano que supone una influencia decisiva para comprender adecuadamente la sociedad occidental contemporánea[4].

La cristiandad medieval se desmorona como consecuencia de lo que Olives denomina la “rebelión monarquista” o “revolución de los reyes”, fenómeno socio-político y moral, de carácter arquetípico y cíclico[5], observable en distintas civilizaciones, que consiste en la sublevación del poder temporal frente a la autoridad espiritual[6].  En el caso concreto de Occidente, a partir del Renacimiento “es el poder temporal (o real) y no la tradición espiritual compartida lo que aspira a ser el principio estructurante de la sociedad misma”[7].

Como consecuencia de lo que Olives considera una antinatural inversión, que se repite en distintos momentos históricos (coincidiendo habitualmente con el principio del fin de una civilización que se encuentra en su apogeo)[8], “el conocimiento y la sabiduría, detentados en toda civilización, al menos simbólicamente y, en principio, por la autoridad espiritual, comienzan a ser despreciados por los dirigentes en aras de la praxis[9], del más puro pragmatismo.

Es este desinterés general por las ideas y los valores humanos, esta pérdida de espiritualidad, esta entronización de la acción y la eficacia, de la fuerza y el poder, lo que va haciendo añicos la cristiandad[10]

Sin embargo, el propio caos actúa como acicate para que algunos hombres selectos reaccionen e intenten recuperar el orden perdido mediante la brillante exposición y justificación de sus fundamentos.  O, con una más grotesca pero muy simbólica imagen, podríamos afirmar que la propia crisis es el estiércol que abona la tierra y facilita que ésta produzca sus mejores frutos. 

Olives lo expresa del siguiente modo: “el desarrollo de las humanidades puede resultar de gran ayuda, hasta el punto de descubrirse como el antídoto necesario frente a tantas ideas corrientemente arraigadas, que denotan una concepción limitada de la naturaleza humana, política y social”[11].  Y esto es así porque la continua indagación que suponen las humanidades en la historia del pensamiento (junto a la aplicación antropológica propia de su visión clásico-tradicional), implica recoger y estudiar en las tradiciones del pasado aquellas “ideas capaces de ampliar y enriquecer los puntos de vista del ciudadano moderno”[12].

Porque no debemos pasar por alto que “el Renacimiento es así llamado porque es un «volver a nacer» a cosas que estaban medio olvidadas en aquella crisis terminal” que supuso el fin de la cristiandad; implica la recuperación del “sentido espiritual y altamente valioso de la filosofía y del arte de la antigüedad greco-romana (…) desde la matriz más genuina de la cristiandad: no contra ella, o al margen de ella” [13].

Este “sentido espiritual y altamente valioso de la filosofía y el arte de la antigüedad greco-romana”, esta “filosofía mística”[14],  es lo que, de un modo nuevo y poético, tratarán de recuperar los refundadores de la Academia Platónica.  En la Villa Careggi de Florencia –cedida ad hoc por los Medici- Marsilio Ficino y Giovanni Pico della Mirandola  refundan, con sus amigos y colaboradores (Policiano, Botticelli, Pulci, Plethón, el mismo Lorenzo el Magnífico…), el crisol del que surgirá el gran movimiento que se conoce como Renacimiento[15] y que supondrá la edificación de los cimientos “intelectuales y artísticos de lo que será la corriente más universal del humanismo”[16]

Ésta se caracteriza por el “entronque de la teoría platónica con la metafísica cristiana y judaica, asimismo con el legado espiritual greco-egipcio (o hermético) y el que procede de la tradición espiritual persa.  Se realiza una síntesis de lo que podría llamarse la sabiduría ancestral de la civilización de Occidente para poder asentar las bases filosóficas de la naciente modernidad.  Con ello se da a conocer la coincidencia esencial y metafísica de distintas tradiciones espirituales aparentemente dispares, y vulgarmente tenidas por contradictorias”[17].

Sin embargo, Olives llama la atención sobre el hecho de que esta recuperación de un tronco sapiencial común no se realiza por la vía del sincretismo sino por la de la síntesis, y distingue ambas posturas del siguiente modo: el sincretismo es “un fenómeno constructivista que se realiza por la suma de elementos heteróclitos, mientras que la síntesis procede hermenéuticamente «desde arriba», por comprensión y encarnación de las grandes verdades escondidas tras el ropaje de las palabras sagradas, las altas filosofías, las religiones, sus símbolos mitos y ritos.  El sincretismo (…) es una construcción en sentido horizontal, mientras que la síntesis es siempre una señal de «renacimiento» en un plano de comprensión y, por tanto, en el ser del hombre”[18].

Olives es de la opinión de que “desde la síntesis intelectual y espiritual que allí se va desvelando, se dan los principales elementos para disolver los obstáculos ideológicos principales que gravan la civilización europea en aquel momento de crisis y expansión globalizadora”[1].  Imagino que este convencimiento debe ser la causa de que nuestro autor asuma este renacentista modo de entender las humanidades haciéndolo suyo, y vinculando de esta manera lo que podría no ser más que Historia del Pensamiento, con lo más profundo de la vida de cada uno: su espiritualidad.

Olives descubre así en las humanidades, tal y como son entendidas en el Renacimiento, el camino de desarrollo personal y espiritual que trato de describir y desarrollar en todos mis artículos.  Un camino capaz de ofrecer luz en la oscuridad, y esperanza en medio de la desolación de un sistema de que desmorona.

Redescubramos su poder transformador, abrámonos a su riqueza, a su capacidad germinante…  Independientemente de nuestras ideologías o creencias.  Las Humanidades, así entendidas, no son un credo ni un conjunto de dogmas…  Son un instrumento para el pleno desarrollo de nosotros mismos, con todas nuestras peculiaridades y matices.  Las Humanidades ayudan a dar a luz a nuestro mejor yo…  Al que está más allá de nuestro ego-ísmo.

Anuncios

4 comentarios el “EL RENACIMIENTO ITALIANO: LAS HUMANIDADES COMO PROPUESTA PARA SUPERAR EL DESMORONAMIENTO DE LA CRISTIANDAD

  1. Anónimo
    30 de mayo de 2013
    • Administrador
      31 de mayo de 2013

      No puedo hacerlo yo, WordPress no me lo permite (o no sé hacerlo). Creo que debe ser Ud. quien -mediante el mismo procedimiento de suscripción- marque que ya no quiere recibir más las novedades del blog.

  2. Arte de la Energía
    2 de octubre de 2013

    Bonitas las ideas, pero esas citas anónimas…???

    • Administrador
      2 de octubre de 2013

      ¿Detecto cierto resquemor? 😉

      Cierto, se quedaron por el camino las referencias… En cuanto tenga un rato las incluyo.

      Aunque cualquier lector avispado puede descubrir que la mayoría proceden de mi maestro y amigo José Olives Puig, trataré de referenciarlas correctamente.

      Gracias por el aviso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: