Sobre las prisiones inconscientes


prisiones inconscientes

Comenzamos hoy el día con una nueva llamada de atención sobre la importancia de buscar unos instantes durante cada jornada para detenernos, contemplarnos, mirar a nuestro interior y descubrirnos. 

En medio de nuestro ajetreo diario, no es extraño que actuemos por inercia, inconscientemente, mecánicamente…  El automatismo de estímulo-respuesta nos vuelve previsibles, y manipulables…  La falta de consciencia nos hace esclavos, nos priva de libertad.

Y la libertad nos hace propiamente humanos.  Sin ella nos volvemos prisioneros de las circunstancias, de quienes nos rodean, de nuestras pulsiones, de falsas necesidades…  Prisioneros inconscientes de todo aquello que puede dominar el hombre despierto.

No nos dejemos arrebatar nuestra humanidad.  Dediquemos al menos diez minutos por la mañana y por la noche a analizar nuestro día, a descubrirnos a nosotros mismos, a conquistar nuestra persona, nuestra vida y nuetra libertad.

Bastan veinte minutos diarios para romper nuestras cadenas, ¿no haremos ese pequeño esfuerzo para salir de la caverna? Un nuevo mundo nos espera ahí fuera, la Vida del hombre libre…

¿O prefieres seguir siendo un esclavo, encerrado en tus prisiones inconscientes?

La elección, como siempre, es tuya.  Escoge bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s