Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

El regalo que hoy me ha hecho el Papa Francisco


papa francisco rie

Algunos fuimos educados en una fe cerrada, ideologizada, que consideraba anatema todo lo que quedaba fuera de los estrechos límites de su interpretación.  Aunque con el tiempo nos hemos ido liberando de los transparentes barrotes que nos encarcelaban, y hemos recuperado -en gran parte-  la libertad propia de los hijos de Dios, siempre quedan ecos, voces en lo más profundo del inconsciente, que te llevan a dudar de tu ortodoxia, de tu fidelidad a las inspiraciones del Espíritu.

Ayer escribí un artículo sobre el simbolismo metafísico de la Noche de San Juan ( https://meditacionesdeldia.wordpress.com/2013/06/23/el-simbolismo-metafisico-de-la-noche-de-san-juan/ ) que, para algunos, puede ser considerado heterodoxo.  Después de publicarlo, como me sucede otras veces, me planteé si realmente aportaría más luces que sombras…  Por los comentarios y retweets que recibí, creo poder responder que sí…  Pero siempre te queda la duda.

Sin embargo, hoy el Papa Francisco me ha hecho un regalo que me ha alegrado el día, y ha tranquilizado mis inconscientes escrúpulos de conciencia…  En su homilía de hoy en Santa Marta, ha hecho incapié en algunos de los apuntes que hice yo ayer…  Y los ha enriquecido con otras aportaciones de una profundidad y capacidad profética realmente impresionantes.  Cuánto tenemos que aprender de Juan, cuánto nos queda por aprender del Papa Francisco…  Gracias por esta homilía, gracias por lo que representa para mí.

Os adjunto el artículo, tal y como lo he leído en Religión Digital:

Francisco se apoya en el ejemplo de San Juan para reclamar una Iglesia “al servicio de la Palabra”
“Debemos pedir hoy la gracia de no convertirnos en una Iglesia ideologizada”
“A mí la figura de Juan me recuerda mucho a la Iglesia”

Redacción, 24 de junio de 2013 a las 13:24

 

La Iglesia existe para proclamar, para ser voz de una Palabra, del Esposo, que es la Palabra. Y la Iglesia existe para proclamar esta Palabra hasta el martirio. Martirio a manos, precisamente, de los soberbios, de los más soberbios de la Tierra

                            

(RV).- Como San Juan, la Iglesia está llamada a proclamar la Palabra de Dios hasta el martirio. Es lo que ha destacado el Papa Francisco en la Misa en Casa Santa Marta, en Solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista. El Papa ha afirmado que la Iglesia no debe tomar nada para sí misma, sino que debe estar al servicio del Evangelio. En la Misa, concelebrada entre otros por el cardenal Gianfranco Ravasi, han participado un grupo de sacerdotes y colaboradores del Consejo Pontificio de la Cultura, de la Comisión Pontificia de Arqueología Sacra y de la Oficina Filatélica y Numismática Vaticana.

En el día en el que la Iglesia celebra el nacimiento de San Juan Bautista, el Papa Francisco ha comenzado su homilía felicitando a todos los que tienen el nombre de Juan. La figura de Juan Bautista, ha dicho el Papa, no es siempre fácil de entender. “Cuando pensamos en su vida -observó- es un profeta”, un “hombre que ha sido grande y que termina como un pobrecillo”. ¿Quién es, por tanto, Juan? Él mismo, dijo el Papa, lo explica: “Yo soy una voz, una voz que clama en el desierto“, pero “es una voz sin Palabra, porque la Palabra no es Él. Es otro”. Este es el misterio de Juan: “nunca se adueña de la Palabra”, Juan es “aquel que indica, el que señala”. El “sentido de la vida de Juan -añadió- es señalar a otro”.

El Papa Francisco ha confesado que le llama la atención el hecho de que la Iglesia “elija como la fiesta de Juan” un periodo en el que los días son los más largos del año, “tienen más luz”. Y verdaderamente Juan “era el hombre de la luz, llevaba la luz, no era luz propia, sino que la reflejaba”. Juan es “como una luna” y cuando Jesús comenzó a predicar, la luz de Juan “comenzó a disminuir y a bajar“. Voz no Palabra -dijo el Papa- luz, pero no propia”.

“Juan parece ser nadie. Esta es la vocación de Juan: ningunearse. Y cuando contemplamos la vida de este hombre, tan grande, tan potente -todos creían que él era el Mesías- cuando contemplamos su vida, como se iba abajando hasta la oscuridad de una cárcel, contemplamos un gran misterio. No sabemos cómo fueron los últimos días de Juan. No lo sabemos. Sabemos, solo, que fue asesinado, su cabeza en una bandeja, como el gran regalo de una bailarina a una adúltera. Creo que uno no se puede abajar más. Este fue el fin de Juan”.

En la cárcel, prosiguió, Juan experimentó dudas, sentía angustia, y llamó a sus discípulos para que fuesen a preguntar a Jesús: “¿Eres tú o debemos esperar a otro?”. Existe “la oscuridad, el dolor en su vida”. Ni siquiera de esto “se le preservó a Juan”, dijo el Papa, que añadió: “a mí la figura de Juan me recuerda mucho a la Iglesia“.

“La Iglesia existe para proclamar, para ser voz de una Palabra, del Esposo, que es la Palabra. Y la Iglesia existe para proclamar esta Palabra hasta el martirio. Martirio a manos, precisamente, de los soberbios, de los más soberbios de la Tierra. Juan podría haberse hecho el importante, podría haber hablado de sí mismo. ‘Pero no lo hizo nunca’, solo: señalaba, se sentía voz, no Palabra. El secreto de Juan. ¿Por qué Juan era santo y no pecaba? Porque nunca asumió una verdad como propia, no se hizo un ideólogo. El hombre, se negó a sí mismo, para que la Palabra llegase. Y nosotros, como Iglesia, debemos pedir hoy la gracia de no convertirnos en una Iglesia ideologizada…”

La Iglesia, añadió, debe escuchar la Palabra de Jesús y convertirse en voz, proclamarla con valentía. “Esta -dijo- es la Iglesia sin ideologías, sin vida propia: la Iglesia que es el mysterium lunae, que tiene la luz de su Esposo y que debe disminuir para que Él crezca”.

“Este es el modelo que nos ofrece Juan, para nosotros y para la Iglesia. Una Iglesia que esté siempre al servicio de la Palabra. Una Iglesia que no tome nada para sí misma. Hoy en la oración hemos pedido la gracia de la alegría, hemos pedido al Señor que anime a esta Iglesia en el servicio a la Palabra, que sea voz de esta Palabra, predique esta Palabra. Pidamos la gracia: la dignidad de Juan, sin ideas propias, sin un Evangelio que sea considerado una propiedad, solo una Iglesia, una voz que indica la Palabra y que esto sea así hasta el martirio. ¡Así sea!”.

 

 

Anuncios

4 comentarios el “El regalo que hoy me ha hecho el Papa Francisco

  1. Jordi Morrós Ribera
    24 de junio de 2013

    Para Joaquín.

    Ya veo que de aquí a pocos días empezará a correr el rumor de que un bloggero barcelonés actúa a veces como asistente del Papa Francisco en la preparación de sus ya célebres reflexiones desde su residencia de Santa Marta.

    • Administrador
      24 de junio de 2013

      Jajaja ja… Genial, Jordi… No sabes cómo me he reído con tu comentario… Pero de veras que me ha ilusionado mucho leer esa homilía… Mucho, mucho.

  2. Eli
    24 de junio de 2013

    Bellisima manera de descubrir como la accion del Espiritu Santo sopla con fuerza en nuestra Iglesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 24 de junio de 2013 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: