El Humanismo Social del Padre Hurtado: nuestros actos nos definen


padre-hurtado

Uno de los descubrimientos que he hecho durante este periodo vacacional es el de este santo jesuita chileno, el Padre Hurtado, fundador del Hogar de Cristo y representante de esa Iglesia pobre y para los pobres de la que tanto habla el Papa Francisco.

Aunque no he profundizado todavía en su obra –ahora mismo sigo volcado en el Padre Arrupe, que no deja de sorprenderme y enriquecerme- sí que he encontrado algunas perlas que me gustaría compartir con vosotros porque me han hecho vibrar interiormente.  Sus escritos, como los de tantos otros, demuestran que un santo no tiene por qué ser un alma cándida y blandita sino que puede ser un espíritu crítico y profético, una voz que se alce contra las injusticias del mundo y de la propia Iglesia.

No concibo una religión que no sea humanista, y no entiendo un humanismo que no trascienda a uno mismo, que no se preocupe por lo que está más allá del propio egoísmo, que no se abra al prójimo, al mundo, a lo distinto, a lo desconocido, a cuanto está más allá de toda definición.  Por esto me conmovió el siguiente texto de San Alberto Hurtado, que no voy a comentar porque lo dice todo por sí mismo.  Puede paladearse cada una de sus frases, pues todas ellas tienen la fuerza y el poder transformador que nacen de una experiencia de amor y entrega que compromete la vida.  Dice así:

 

Un doble conflicto

se plantea constantemente para el cristiano:

uno exterior entre su iglesia y el mundo.

Y otro mucho más agudo

en su conciencia íntima del hombre,

entre su fe

en la fraternidad sobrenatural de los hombres

y el cumplimiento de sus deberes

de justicia y caridad

 

De estos dos conflictos,

el segundo es aún más violento

que el primero.

 

Más fácil es encontrar

quienes defienden a la iglesia

en sus luchas estrictamente religiosas

que quienes quieren afrontar íntegramente

la lucha contra la concepción

egoísta y pagana

del mundo económico contemporáneo.

 

Más fácil es darse cuenta

de las intenciones remotas

de un proyecto de ley comunizante o sectario,

que percibir cuán lejos está del espíritu de

Cristo

las costumbres y prácticas

del medio social

en que viven instalados muchos cristianos

en la más absoluta buena fe.

 

Algunos se consideran culpables

al estrechar la mano de un masón

o de un comunista

pero no al tratar con quienes violan

abiertamente

la justicia en sus negocios

y la caridad en sus palabras

o en sus omisiones egoístas.

 

Es más fácil guardar las apariencias

y practicar las virtudes

que requieren una entrega de fondo:

observar las prácticas exteriores,

hacer actos de devoción personal,

separase de cierto tipo de impíos

que cerrar el alma a todas las impiedades

que Jesús combatió con mayor vehemencia.

 

Sin embargo

el testimonio de estos testigos incompletos

suele acarrear más daño

que bienes a la iglesia.

 

Los que esperan encontrar

en la vida personal de los católicos

una traducción de su fe,

condenan a la iglesia como incapaz

de reformar al hombre interiormente.

Y algunos llegan a condenarla

como cómplice o amparadora

de las injusticias

de esos cristianos de fachada.

 

La fidelidad a Dios

si es verdadera

debe traducirse en justicia

frente a los hombres.

 

Padre Alberto Hurtado

Humanismo Social, 1947

Tomemos ejemplo, seamos el rostro de Dios en el mundo para cuantos nos rodean…  Transformadoras manos de Dios capaces de acercar el Reino, la misericordia, la  comprensión y el amor a quienes han perdido toda esperanza.

Si podemos, debemos…  Seamos, o no, católicos.  Porque este imperativo moral no sabe de Iglesias, este imperativo moral nace de lo más profundo de nuestra naturaleza…  Humanismo en estado puro…  Preocupación por el ser humano que sufre, dedicación que nos hace –al mismo tiempo- más y más humanos.

Y tú, ¿qué eres? ¿Persona o bestia?  Nuestros actos nos definen, no nuestras palabras.  Vale la pena tenerlo presente.

padre hurtado

Anuncios

7 comentarios en “El Humanismo Social del Padre Hurtado: nuestros actos nos definen

  1. Hola buenos días
    Hermosa entrada que gran hombre
    Este padre yo no soy de iglesias pero
    Me ha impresionado este texto y con tu permiso
    Lo voy a rebloguear merece la pena
    Saludos

  2. Reblogueó esto en Carmen simplementey comentado:
    Sin duda nuestros actos nos definen y las palabras se las lleva el viento dime de lo persumes y te diré de lo que careces. Y como decía mi madre hechos son amores y no buenas razones.
    Este post merece la pena leerlo sin duda incluso para quienes no sean creyentes.
    Bueno en una semanita ya estare con gaviota y sus panoias.
    Un abrazo fuerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s