Dios en la tierra: en ti, en mí…


krishna 12

Traigo este miércoles un texto hermoso, procedente de la Bhagavad Gita, que me ha llevado a meditar en profundidad sobre los tiempos que corren, y sobre cuál debe ser nuestro actuar en el presente y el futuro.

Sigo la traducción de Joan Mascaró, publicada en la versión en español de “Lámparas de fuego”.  Dice así:

“La voz de Krishna:

Pese a que soy nonato, eterno y Señor de todas las cosas, vengo a mi reino de la naturaleza y a través de mi poder sobrenatural nazco.

Cuando la virtud es débil y decae, y la injusticia se complace altiva, entonces mi Espíritu aparece sobre la tierra.

Para la salvación de los que son buenos, para la destrucción del mal en el hombre, para la consecución del reino de la virtud, vengo a este mundo en el tiempo que pasa.

Aquel que conoce mi nacimiento como Dios y que conoce mi sacrificio, cuando deja su cuerpo mortal ya no va más de muerte a muerte, porque en verdad viene hacia mí.

¡Cuántos han venido a mí, confiando en mí, llenos de mi Espíritu, libres de pasiones, de temores y de ira, purificados por el fuego de la Sabiduría!

Cualquiera que sea la forma en que los hombres me amen, en su camino hallarán mi amor, ya que muchos son los caminos de los hombres, pero todos ellos finalizan en mí.

(Bhagavad Gita, cap. IV, 6-11)

Aunque las meditaciones en torno a este breve texto darían para varios tratados, quiero llamar tu atención sobre las frases que he marcado en negrita, para que no te pasen por alto algunos detalles que considero tremendamente útiles en el trabajo interior realizado a partir de este texto:

1. ¿Cuándo dice Krishna que aparece sobre la tierra?  En los momentos de crisis, en las épocas de decadencia, cuando es más necesario…  Hoy, como en otros difíciles momentos de la historia, Dios necesita encarnarse…  ¿Estás dispuesto a prestarle tus manos, a manifestar su rostro en tu mundo?

2. ¿Para qué dice Krishna que viene al mundo? Para salvación de los que son buenos…  Pero no para condenación de los que son malos sino para la destrucción del mal en el hombre.  Es importante el matiz:  Dios no reniega del pecador, sino del pecado…  No hay hombres malos, sino mal que anida en el corazón de seres humanos…  Y Dios es misericordioso, pone su corazón en nuestras miserias.

3. Me he saltado a conciencia la cuestión de la reencarnación, pues exigirá un artículo aparte.  Sin embargo, hay una idea que me inspira ese párrafo y que considero importante mencionar: cuando uno encuentra a Dios, encuentra la vida y escapa a la muerte.  Dios es agua de vida que nos permite escapar del vicioso círculo de los inertes becerros de oro, de los ídolos sin vida que nos arrastran al Hades o Seol, ya en este mundo.

4. Es el Espíritu de Dios el que nos pone en movimiento en ese peregrinar hacia Él.  De Él partimos y hacia Él nos encaminamos…  Jamás nos deja solos.

5. Existe un conocimiento que transforma y purifica, Jñana marga, un saber que no es mera erudicción sino que merece propiamente el nombre de Sabiduría.

6.  Como vimos el lunes, todos somos peregrinos…  Pero son muchos los caminos que conducen a Dios…  Y Él se encuentra en todos ellos, guiándonos y acompañándonos en nuestro caminar.

Suficientes apuntes por hoy, dejo en tus manos el texto para que puedas gustarlo por ti mismo.  Disfrútalo…  Léelo y reléelo…  Descubre sus tesoros ocultos, sus perlas de sabiduría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.