Mito-cuento sobre la guardia frente al banco


K137939

Si existe una organización que valore y sea respetuosa con la tradición y las órdenes, ésa es el ejército…  Sea del país que sea.  Los límites a la libertad favorecen la seguridad, y la función del ejército es garantizar la seguridad -¿o tal vez también la libertad?- de todos sus conciudadanos.

Sea como fuere, el mito-cuento que hoy traigo al blog procede del ejército de un antiguo país, pero podría ser también del nuestro, incluso de nuestra casa.

Cuenta una antigua historia que, en un lejano país, había una fortaleza de encomiable solidez y belleza.  Ésta llevaba siglos siendo custodiada por la élite de la guardia real de la nación, pues los ciudadanos consideraban a la construcción como un símbolo de la fuerza y hermosura de su historia, como un trofeo que les enorgullecía como miembros del Imperio.

El 21 de diciembre de aquél año, un nuevo general llegó a la fortaleza y tomó el mando.  Era joven para su cargo, pero sus gestos mostraban seguridad y su mirada, vitalidad e inteligencia.  Decían que se había forjado en mil batallas, y que había alcanzado tan alta responsabilidad -y cargo- como consecuencia de sus méritos y victorias.

Lo primero que hizo el general fue recorrer todos los rincones del castillo, del primero al último, y conversar unos minutos con cada uno de los soldados a su cargo.  Comprobó que la situación de sus efectivos estaba bien meditada, cada uno ocupaba el lugar más oportuno para proceder a una rápida defensa en caso de ataque; las zonas más hermosas de la construcción quedaban protegidas tras gruesos muros para evitar su destrucción, y el camino a los sótanos estaba despejado para que pudieran protegerse rápidamente las mujeres y niños en caso de asedio.

Sin embargo, hubo algo que le sorprendió.  Una nota disonante en tan perfecta y armoniosa orquesta.  En un lateral del patio central, junto a un antiguo banco de madera de un color blanco desgastado por el paso y las inclemencias del tiempo, había tres soldados haciendo guardia.  No tenía sentido, no había nada que proteger, no era una zona estratégica…  ¿Qué hacían allí?

Cuando se aproximó para preguntarles, su respuesta fue taxativa:

– Estamos montando guardia, señor.

– Ya…  Pero, ¿por qué aquí? –  preguntó el general.

– Porque son las órdenes, señor.

– Pero, ¿qué protegen en este lugar? – volvió a interesarse el general.

– No lo sé, general.  Tendrá que hacer esa pregunta al capitán, que es quien ordena las guardias.

– Así lo haré- respondió extrañado el superior.  Seguía sin comprenderlo…

Localizó al capitán y su conversación no arrojó mucha más luz al asunto:  había ordenado esa guardia porque ya se venía haciendo cuando él llegó a la fortaleza como capitán.  Estaba en el libro de órdenes que le entregó el anterior titular de ese cargo.  No pudo darle más explicaciones, y frunció el ceño cuando el general le preguntó el por qué de esa decisión, que sentido tenía esa guardia.

El general no se dio por vencido y comenzó a preguntar a todos los soldados, buscando una explicación.  Su interés comenzó a dar lugar a comentarios en voz baja, susurros en las sombras que le acusaban de querer cambiar las cosas para demostrar quién mandaba, de no respetar a los anteriores mandos y sus órdenes, de no valorar a los antiguos, de carecer de altas miras, de poner en riesgo el orden establecido, de creerse mejor que el resto, de no darse cuenta de que los ciudadanos ya estaban acostumbrados a “la guardia del banco” y que era una tradición asentada, un signo de identidad cuya eliminación podría suponer un sobresalto para el sentimiento de aquellos que amaban a su país y sus símbolos.

Nuestro protagonista hizo oídos sordos a todos los cuchicheos que observaba a su alrededor y siguió buscando una respuesta lógica a su pregunta.  Finalmente la encontró, en un documento fechado 45 años atrás.  Decía así:

“El banco de madera situado en el extremo oriental de la plaza mayor ha sido pintado de blanco durante la noche.  Ordeno  y mando que se establezca una guardia de tres personas para evitar que nadie se siente”.

Al antiguo capitán se le había olvidado indicar que, cuando la pintura ya se encontrara seca, se retirara a la guardia…  Y 45 años después allí seguía.  Obviamente, el general la retiró y aprovechó para explicar a sus soldados la importancia de una obediencia inteligente, de la necesidad de plantearse el por qué de las órdenes y de las tradiciones. 

Muchos vieron en él, a raíz de ese hecho, a un gran líder.  Otros tantos, a un revolucionario que había venido para poner fin al mundo tal y como ellos lo conocían…  Estos últimos se organizaron en una célula de resistencia al cambio que el general toleró.  No temía a la oposición.  Sabía que la Verdad y el Bien, con el tiempo, se acaban imponiendo por la propia fuerza de su naturaleza…  Y que a la ignorancia se la lleva el tiempo.

Discernir sin miedo, ese es el camino que conduce a gobernar con éxito la propia vida, haciendo de la ciudadela interior un paraíso en la tierra.

Buen fin de semana.

Anuncios

Un comentario en “Mito-cuento sobre la guardia frente al banco

  1. Hoy acabaré la jornada con una sonrisa gracias a este post de Joaquín.

    Por cierto, juraría que yo había escuchado un mito-cuento como este pero aplicado a un monasterio. Debe ser que, periodo de la mili a parte, durante mi vida he visitado más monasterios que cuarteles.

    Que tengáis un reconfortante fin de semana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s