Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

La RESILIENCIA como ingrediente del éxito, en medio de los fracasos


resiliencia

Decíamos ayer que todos, absolutamente todos, nos enfrentamos al fracaso en algún momento de nuestra existencia.  Y, para algunos, esa situación de crisis se convierte en una oportunidad, mientras que para otros se vuelve un pozo al que se sienten arrojados y del que no son capaces de salir.  ¿Qué diferencia a los unos de los otros?  Una virtud, un valor, una capacidad de la que cada día se oye hablar más: la resiliencia.

Este palabrejo, poco habitual –hasta hace poco- fuera del ámbito científico, nos llega a través del inglés, aunque procede del latín resilio, y significa etimológicamente saltar hacia atrás, o volver de un salto.  En el ámbito de la física hace referencia a la capacidad de un material de recuperar su forma original después de haber sido sometido a altas presiones y, por analogía, se emplea en psicología –y en otras ciencias sociales- para referirse a la capacidad del ser humano de no quebrarse ante las dificultades, de mantener intacta su dignidad y esperanza ante los contratiempos, y de sobreponerse a las dificultades traumáticas, llegando a salir fortalecido de ellas.

El resiliente es resistente, aúna en su interior fortaleza y elasticidad.  Una fortaleza que protege lo esencial a golpe de elasticidad, de dejarse llevar, de dar sin entregar para después recuperar.  Me gusta la imagen que utilizan en Oriente para promover esta actitud:  ante un fuerte viento, el árbol rígido –que intenta mantener su posición- se cruje o es arrancado de raíz…  Y muere.  Sin embargo, el junco se dobla ante cada ráfaga…  Y, cuando ésta pasa, vuelve a su posición.  No se quiebra ante la presión…  Y sigue viviendo, y sigue creciendo.

Adaptarse a las circunstancias fijando la atención en aquello que nos aporta la nueva situación, y en las capacidades que nos empuja a desarrollar.  Esa es la vía por la que la resiliencia nos lleva a descubrir el potencial constructivo que se oculta en cada dificultad, en cada fracaso, en cada resquicio de la cruda realidad.

La resiliencia facilita el equilibrio entre ambición y paciencia, entre acción e inacción, entre deseo y aceptación.  La resiliencia ofrece una salida esperanzada al fracaso, la resiliencia nos permite crecer cuando nos hemos hundido.

Trabajemos esta virtud, valoremos adecuadamente su importancia…  No hay presión que pueda con nosotros si comprendemos y vivenciamos adecuadamente nuestra naturaleza.  Somos más que nuestras circunstancias…  Adaptémonos al medio para terminar adaptando el medio a nosotros.  Paso a paso, experiencia a experiencia…  Sin miedo al fracaso.

Anuncios

Un comentario el “La RESILIENCIA como ingrediente del éxito, en medio de los fracasos

  1. diaeconomina
    15 de octubre de 2013

    Me ha gustado la frase de que “somos más que nuestras circunstancias” creo que sí, somos lo que seamos capaces de digerir con el tiempo que sea necesario, sin perder la fe.

    Un saludo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: