Cuando el trabajo NO es una tortura: El Profeta de Khalil Gibran


kahlil_gibran_by_priapo40-d503es51-620x350_opt

Porque el trabajo no es sólo tri-palium, un suplicio, una tortura, un castigo…  Por mucho que algunos nos lo quieran hacer creer.  Muchas veces somos nosotros mismos quienes hacemos de nuestra vida un infierno al no meditar nuestras decisiones ni a qué vamos a dedicar nuestros esfuerzos.  Pasamos muchas horas trabajando, tal vez debiéramos dedicar algo de tiempo a meditar sobre la naturaleza profunda del trabajar.  En este texto de Kahlil Gibran encontramos un buen punto de partida, un buen soporte para las propias reflexiones:

Luego un labrador dijo: “Háblanos del trabajo”.


Y él respondió:

Trabajáis para ir al ritmo de la tierra y del alma de la tierra”.  Porque permanecer ocioso es ser un extraño para las estaciones y desertar del cortejo de la vida, que camina con majestad y orgullosa sumisión hacia el infinito.

Cuando trabajáis sois una flauta a través de cuyo corazón el murmullo de las horas se convierte en melodía. ¿Quién de vosotros querría ser un caramillo mudo y silente mientras todo lo demás canta al unísono?

Siempre os han dicho que el trabajo es maldición, y el laboreo un infortunio. Mas yo os digo que cuando trabajáis cumplís una parte del más remoto sueño de la tierra, una parte que os fue asignada a vosotros cuando el sueño nació.

Y trabajando estáis en verdad amando a la vida. Y amar la vida mediante el trabajo es estar en intimidad con el secreto más recóndito de la vida.

Mas si en vuestra aflicción llamáis dolor al nacimiento y maldición escrita sobre vuestra frente a lo que sostiene la carne, entonces os contesto que sólo el sudor de vuestra frente lavará lo que en ella está escrito.

Os han dicho también que la vida es oscuridad, y en medio de vuestro cansancio no hacéis sino repetir, como eco, lo que dijo el hastiado.

Mas yo os digo que en verdad la vida es oscuridad cuando no hay actividad ninguna. Que toda actividad es ciega cuando no hay conocimiento. Que todo conocimiento es vano cuando no hay amor. Porque cuando trabajáis con amor estáis en armonía con vosotros mismos, y con los demás, y con Dios. Y, ¿qué es trabajar con amor?

Es tejer la tela con hilos extraídos de vuestro corazón, como si el ser amado por vosotros fuera a usar esa tela. Es levantar una morada con cariño, como si el ser más amado por vosotros fuera a vivir en ella.

Es sembrar con ternura y cosechar con alegría, como si el ser más amado por vosotros fuera a alimentarse con los frutos. Es infundir en todas las cosas que creáis el aliento de vuestro propio espíritu.

Con frecuencia os he oído decir, como si hablaseis en sueños:

” Quien trabaja en el mármol y talla en la piedra la forma de su propia alma, es más noble que quien ara los sueños.

Y quien rapta el arco iris para plasmar sus colores sobre una tela a imagen de un hombre, es más que quien hace las sandalias”

Mas yo os digo no en sueños, sino cuando más despierto estoy, que el viento habla con igual dulzura a los gigantescos robles que a las hierbas más insignificantes; y sólo es grande quien transforma la voz del viento en melodía, más dulce aún gracias por su propia capacidad de amar.

El trabajo es amor hecho presencia.

Y si no podéis trabajar con amor, sino con disgusto, mejor es que dejéis vuestra tarea y os sentéis a la puerta del templo para pedir limosna a quienes trabajan con gozo.

Porque si amasáis el pan con indiferencia, estáis haciendo un pan amargo que sólo a medias aplacará el apetito de un hombre.

Y si pisáis las uvas de mala gana, vuestra desgana destila veneno sobre el vino.

Y aunque cantéis como los ángeles, si no amáis el canto estáis impidiendo que los oídos del hombre escuchen las voces del día y las voces de la noche.

Hacen falta más profetas que nos pongan en contacto con la profundidad de lo real, que nos descubran un mundo que va mucho más allá de la habitual superficialidad.

¡Qué alegría haber descubierto este texto!  ¡Que alegría haberlo compartido!  Ahora es tan tuyo como mío.  Quiera Dios que te haga el mismo bien que a mí.

Anuncios

2 comentarios en “Cuando el trabajo NO es una tortura: El Profeta de Khalil Gibran

  1. Al primer personaje que le oí explicar el significado de la palabra “trabajo” a partir de su derivación del instrumento de tortura “tripalium” fue ya hace años a Raimon Panikkar.

    Al leer este texto de Khalil Gibran me ha venido la imagen de unas cuantas empresas con sus correspondientes lugares de trabajo donde se podría realizar una auténtica “performance” a base de escenificar una lectura y/o representación del texto. Y además con probabilidades de acabar pasando la noche en la trena o en la comisaría por subversivos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s