Mito-cuento sobre la navaja ociosa


navaja

Recuerdo haber leído hace unos años, creo que en los cuadernos de notas de Leonardo da Vinci, una interesante y constructiva historia sobre una navaja que, cansada de sus quehaceres habituales y entusiasmada por su hermosura, decidió retirarse a una descansada vida de ociosidad y apatía.

Decía, más o menos, así:

Hace muchos, muchos años, en un lejano país en el que las cosas disponían de habla y movilidad, una reluciente navaja de afeitar reposaba en el estante de un escaparate a la espera de ser adquirida por un barbero que la quisiera utilizar.

Era una calurosa mañana de verano en la que el sol iluminaba todos los rincones de la ciudad con su cálidos rayos, y sucedió que uno de ellos fue a parar sobre la hoja de la navaja que –en ese instante- percibió su brillo, su hermosura y su capacidad para reflejar al sol.  Hinchada de orgullo, comenzó a cavilar consigo misma: ¿Voy a permitir que alguien me compre y me utilice para rasurar sucias barbas?  ¿No es un desprecio a mi naturaleza desperdiciar tanta belleza empleándome en usos tan bajos, rastreros y cansados?  No, mejor me iré a la montaña, a ese hermoso paraje que ví desde el carro que me trajo aquí, y residiré bajo los árboles, disfrutando del paisaje, del canto de los pájaros, de la paz de las montañas, de la soledad y de la tranquilidad de no tener que hacer nada.

Y así lo hizo, se fue a las montañas y desapareció.  Pasaron los días, y las semanas, y los meses…  Y un buen día, la navaja regresó a la ciudad.  Su aspecto no era tan reluciente como el que tenía al partir, su hoja ya no relucía, cubierta por el óxido como estaba, su filo ya no cortaba pues estaba lleno de muescas a consecuencia de su rupestre experiencia en las montañas…  La navaja era sólo una sombra de lo que fue y, cabizbaja y arrepentida, volvía a la tienda a tratar de reparar su error:

– Oh, señor- le dijo al tendero al entrar en la misma tienda de la que meses atrás partió.- ¡Cuánto lamento haber partido sin atender a vuestras recomendaciones! ¡Cuánto mejor habría resultado estar en manos de un barbero que me utilizara y me mantuviera en perfecto estado, aprovechando mis dotes de corte y haciéndome sentir orgullosa de mi labor!  ¿Dónde está hoy ese rostro reluciente que hace unos meses me embelesó hasta llevarme a enloquecer?  Lo ha consumido el óxido…  Ya no soy la que era, nunca volveré a ser la que fui.

El tendero, conmovido, le respondió con suavidad y ternura:

–  El pasado ya pasó, el tiempo no regresa.  Cometiste un error y estás pagando sus consecuencias.  No será fácil hacerte brillar de nuevo.  Tal y como estás, ningún barbero querrá hacerse contigo.  Pero trabajaremos juntos, te puliré cada día, te afilaré, te ejercitaremos para que puedas llegar a ser aquella excelsa, útil y hermosa navaja en la que soñó tu creador.  No te dejes llevar por cantos de sirena, no quieras ser la que no eres. Vive la vida que te corresponde, desarrolla tus dones, se la mejor imagen de ti misma.  Sé fiel a tu naturaleza, no te traiciones…  Sólo así brillarás siempre y serás feliz.

Así lo hicieron, y así sucedió.

Ojalá también nosotros seamos auténticos de nosotros mismos, fieles a nuestra naturaleza, manifestaciones concretas de un Absoluto que se muestra en el mundo a través de sus criaturas.  Seamos quienes podemos y debemos ser…  No nos contentemos con menos.

Muy buen fin de semana.

Anuncios

Un comentario en “Mito-cuento sobre la navaja ociosa

  1. De hecho vivir la vida que nos corresponde es aceptar nuestro lugar en el mundo y reconocer que nuestro servicio cotidiano y concreto probablemente es una concreción necesaria para que podamos ser quienes en el fondo realmente somos.

    Buen fin de semana igualmente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s