Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

PAX IN BELLO: Dios está muy cerca, recuerda Eckhart


eckhart

Dedicamos el lunes a las pequeñas distancias que marcan grandes diferencias, y el martes a diferenciar entre competencia y competitividad.  Hoy, miércoles, quisiera relacionar esas dos meditaciones con la espiritualidad:  no es raro que nos sintamos –con todas nuestras miserias- muy lejos de los santos, de los sabios de la antigüedad, de Cristo, de Buda, de Krishna, del Paraíso o de Dios…  Parece que nos separa una distancia infinita de su perfección de vida…  Y cedemos a la competitividad, nos comparamos con ellos, queremos emularlos e, incluso, superarlos…  Y nos sentimos unos fracasados.

El texto de hoy nos llama a detenernos, a volver la vista sobre nosotros mismos, a tratar de ser competentes y no competitivos en nuestra vida interior, a comprender que Dios siempre está aquí, con nosotros, aunque no seamos un bodhisattva, un San Francisco o la Madre Teresa de Calcuta…

Esta lectura resulta liberadora y esperanzadora, confío en que te llegue y te conmueva tanto como a mí:

“La gente es propensa a cansarse y desanimarse porque la vida de Nuestro Señor Jesucristo, y también la de los santos, fue tan austera y laboriosa, mientras que la suya está muy alejada y no es nada propensa a ese tipo de cosas.  Cuando se hallan a sí mismos tan distintos piensan que deben estar muy lejos de Dios, si lo juzgamos por su fracaso para seguir sus pasos.  Eso es erróneo.  Nadie debe suponer de ninguna manera que está lejos de Dios a causa de sus flaquezas o faltas ni por ninguna otra razón.  Si en cualquier momento tus grandes defectos hacen de ti un miserable, y no puedes considerar que estés cerca de Dios, considera en cambio que Él está cerca de ti, ya que es peor ver a Dios en la lejanía.  El hombre puede ir lejos o cerca, pero Dios nunca se aleja; siempre está bien cerca y si no puede estar dentro nunca se va más allá de la puerta.

Dios nunca se va más allá de la puerta, siempre está ahí, esperando a que le abramos para poder entrar…  Y si le echamos, volverá a esperarnos en el mismo lugar.  Él está en todas las puertas, en todas las esquinas, en todos los éxitos y en todos los fracasos.  Él viene a nosotros y nos encuentra donde estemos, no reside sólo en la cima de la montaña de la perfección…  Nos acompaña en el camino que va de nuestras miserias a nuestro florecimiento, nos da Vida, nos anima, nos consuela…

Eso es lo que debemos aprender de la vida de los santos, que a todos llama y acompaña Dios por distintas sendas…  No hay que competir con nadie, sólo con nosotros mismos, sólo con nuestros egoísmos, sólo con nuestros defectos, sólo con las puertas mediante las cuales nos encerramos en soledad.  Esa es la auténtica Guerra Santa, la que nos libera de lo peor de nosotros mismos.

Pax in bello, luchemos con la paz y tranquilidad de quien tiene al mejor aliado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 de noviembre de 2013 por en Citas, Lecturas, meditaciones y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: