Hacer sonreír a Dios


abrazoJesus[1]

Nuestra vida es un regalo, algo que hemos recibido sin pedirlo…  Y sin haber hecho nada, absolutamente nada, para merecerlo.

Pocas veces nos detenemos a meditar sobre este hecho -al menos yo- y esta mañana me he dado cuenta de que esa falta de atención al carácter gratuito de la existencia, de que esa falta de percepción de cada día como un obsequio inmerecido, implica a su vez una carencia de agradecimiento absolutamente imperdonable.

Me explico: imagina que hoy vas a una joyería y le compras a tu pareja una pieza preciosa que sabes que le quedará de fábula.  Llegas a casa, con el corazón palpitante por la emoción y -tras un beso y un cariñoso “te quiero”- le haces entrega de ese presente en el que has puesto tu alma.  Coge el paquete, le echa un vistazo, lo deja sobre la mesa, se da media vuelta y se va sin decir palabra.  No hay sentimiento, ni agradecimiento, ni nada…  Un desperdicio de regalo que no ha sabido apreciar, que no ha querido disfrutar…   ¿Cómo te sentirías? ¿Quién pierde más, tú con tu decepción o tu pareja que no ha sabido apreciar el presente?

Y ahora pregúntate: ¿cómo se sentirá Dios cada vez que tiene que contemplar como malgastamos nuestra vida en banalidades, sin aprovechar el regalo que nos ha hecho, sin descubrir la joya que se oculta en su interior?  Aprovechemos la vida, disfrutemos del regalo, agradezcámoslo, compartámoslo…  Sólo así haremos sonreír a Dios.

Anuncios

Un comentario en “Hacer sonreír a Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.