Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

EVANGELII GAUDIUM: Introducción e ideas fuerza para católicos y no católicos I (Alegría)


alegría papa francisco

La primera exhoratación apostólica del Papa Francisco es, en mi opinión, un texto imprescindible para cualquier persona que se encuentre en el camino de búsqueda y encuentro con ese Dios que siempre nos supera, sea católico o no lo sea.

Sin embargo, soy consciente de que no todos disponemos del tiempo o del ánimo necesarios para leerlo, meditarlo y trabajar sobre él.  Por este motivo he decidido realizar una serie de escritos en los que iré poniendo -y comentando- retales del texto que a mí me han llegado a lo más profundo del corazón y del alma, con la idea de animarte a acudir a su fuente, pues estoy convencido de que te hará un gran bien.  No voy a hacer un estudio ni un resumen de la exhortación apostólica, sólo voy a compartir contigo algunas de sus ideas fuerza, aquellas que más me han hecho vibrar.

Evangelii Gaudium, la alegría de la Buena Nueva, un título que ya es toda una declaración de intenciones para un texto que se lee solo, que se entiende, que engancha, que sorprende, que anima, que ilusiona…  Y que puedes descargar gratuitamente de internet aquí

La alegría del Evangelio, una ALEGRÍA que -es deseo del Papa Francisco- debe marcar el modo de vivir y transmitir nuestra espiritualidad:

Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos (p.4): ya he escrito en alguna ocasión que “a mayor riesgo, mayor beneficio”…  Y Dios nos pide que nos arriesguemos, que nos entreguemos, que salgamos de nosotros mismos, que abramos nuestros brazos y nuestro corazón siguiendo Su ejemplo…  Él mismo es Amor, entrega, total y completa abertura.  Nos trajo a la existencia para que disfrutaramos de su descubrimiento y compañía, para que pudieramos gozar del tesoro oculto que Él es…  Así que nos espera desde el mismo instante de nuestro nacimiento…  Y no deja de esperarnos jamás.  ¿Es o no es para estar alegre?

¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido!  (…) Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia (p.4): Dios pone su corazón en nuestras miserias, nos ama con ellas…  En ellas.  Es el precio de nuestra libertad… De una libertad que Él nos concedió y que no se conquista en un día. A menudo nos fallamos a nosotros mismos, a nuestra grandeza, a la misión para la que hemos sido traídos a la existencia…  Y nos embarramos en ciénagas de bajeza y superficialidad.  No hay que desesperar, todos caemos.  Lo importante es volver a levantarse…  Y para ello resulta de una ayuda inestimable la mano siempre tendida de un Dios que jamás nos vuelve el rostro…  Hayamos hecho lo que hayamos hecho. ¿Es o no es para no perder la alegría?

Hijo, en la medida de tus posibilidades trátate bien […]  No te prives de pasar un buen día (Si 14, 11.14). ¡Cuánta ternura se intuye detrás de estas palabras! (p.6): Está claro que Dios quiere que demos a luz la mejor imagen de nosotros mismos, pero quiere que disfrutemos lográndolo…  En ningún momento pretende hacer de nuestra vida un duro y ascético entrenamiento que nos haga perder la ilusión por nuestro día a día.  Al contrario, debemos aprender a disfrutar de las pequeñas grandes cosas, porque en cada una de ellas podemos encontrar a Dios.  Él, como cualquier padre -y, más especialmente como cualquier madre- nos quiere felices, alegres, sonrientes.  El sentido del sacrificio se encuentra en que nos ayuda a resucitar…  De ahí la crítica del Santo Padre cuando afirma que “hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua” (p.7) Hay un sano hedonismo espiritual que puede ayudarnos -y mucho- en nuestro camino hacia la trascendencia, hacia una felicidad eterna que no hay por qué lograr con cara de tristeza y renuncia porque sólo nos desprendemos de aquello que no nos conviene, mientras que abrazamos y disfrutamos de todo aquello que nos hace más humanos y divinos.

– Sin embargo, es importante no confundir el placer -especialmente el sensible o el más superficial- con la alegría: “la sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil engendrar alegría”.  Puedo decir que los gozos más bellos y espontáneos que he visto en mis años de vida son los de personas muy pobres que tienen poco a que aferrarse (p.8)

Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para alcanzar nuestro ser más verdadero (p.9), el rostro con el que Él nos vio al darnos la existencia, el único modo de vida que nos hará real y completamente felices.  Las puertas de la alegría y de la felicidad se abren hacia afuera, jamás hacia adentro.  Sólo descentrándonos de nosotros mismos y desapegándonos de nuestras necesidades creadas encontraremos esa alegría que brota del interior -del sancta sanctorum de nuestra alma- como si de una Fuente de Vida se tratara.  Una Fuente de Vida que se desborda y comunica porque el bien siempre tiende a comunicarse. (…)  La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad.  De hecho, los que más disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás (p.9)  Y alguien que disfruta de la vida, que ha descubierto que la entrega de ésta a los demás la hace más nuestra, ése no debería tener permanentemente cara de funeral (p.10).

La alegría, uno de los más claros signos de que nos encontramos en el camino adecuado, de que seguimos las huellas de Dios y no las de nuestro egoísmo, de que estamos siguiendo sus indicaciones y no las de nuestro subconsciente.

La alegría del evangelio, de la buena noticia, del descubrimiento y experiencia de que hay un Dios que nos quiere, que nos busca, que nos llama, que nos espera, que nos ha hecho maravillosos…  Auténtico tesoro por ser descubierto.

No desoyamos su llamada, ni el clamor de quienes sufren en su ausencia.  Seamos fuente de alegría para todos aquellos que nos rodean y sufren, transmitámosles el evangelii gaudium, la alegría y el gozo del evangelio.  Una alegría que brota del encuentro con un Dios que siempre está ahí, en todo y en todos, llamándonos a encontrarnos con Él y con lo mejor de nosotros mismos.

Alegrémonos, hay motivos.

Anuncios

2 comentarios el “EVANGELII GAUDIUM: Introducción e ideas fuerza para católicos y no católicos I (Alegría)

  1. diaeconomina
    16 de diciembre de 2013

    Realmente genial, espléndido, porque sí tengo alegría y aún me ha llenado de más todavía. Creo en el amor que cada pequeña cosa me transmite y sí encuentro la paz en esos detalles, gracias a Dios!

    ¡¡GRACIAS por tu trabajo!! ¡Un saludo con alegría! 🙂

  2. Jordi Morrós Ribera
    16 de diciembre de 2013

    Pues yo voz a agradecer mucho la serie. Y hago una confesión a bote pronto de percepciones y sin meditarla demasiado de entrada.

    El tono de los extractos de hoy me podría recordar a un tipo de discurso que yo he escuchado por ejemplo a ermitaños o a algún maestro zen. A mi por ejemplo me han gustado mucho algunos textos de Benito XVI y de Juan Pablo II pero este hombre tiene un tipo de expresión del mensaje con un carisma más del tipo de predicador-comunicador capaz de tocar y hacer vibrar el espíritu.de los que le leemos.

    Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 de diciembre de 2013 por en Lecturas, meditaciones y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: