Evangelii Gaudium:Introducción e ideas fuerza para católicos y no católicos IV (La Misericordia de Dios y de la Iglesia)


papafrancisco misericordia

Decíamos ayer que el Evangelio supone la comunicación de una buena noticia, de la mejor de todas ellas, y no el anuncio de una serie de obligaciones, de las sanciones que acompañan a su incumplimiento o de los terribles castigos que nos esperan en el más allá si no somos obedientes en el más acá. 

Pero ello no significa que el seguimiento de esa Buena Nueva no sea algo exigente, porque lo es.  El camino que conduce a la Libertad es una senda de renuncia a todo aquello que nos esclaviza, y toda renuncia supone una dificultad…  Y, por eso mismo, cuesta…  Y a veces se consigue, y otras veces no…  Y, en ocasiones, uno descubre su grandeza… Y otras muchas sus miserias.  Por eso es importante recordar que Dios -y también nosotros y la Iglesia, si realmente quiere ser Su Iglesia- pone su corazón cubriendo nuestras miserias, para transformarlas a golpe de Amor, y no de miedos y castigos.

Sin disminuir el valor del ideal evangélico, hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día.  A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible.  Un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin enfrentar importantes dificultades.  A todos debe llegar el consuelo y el estímulo del amor salvífico de Dios, que obra misteriosamente en cada persona, más allá de sus defectos y caídas (p.38-39).

Por ello, la Iglesia está llamada a ser siempre la casa abierta del Padre (p.40).  No somos una comunidad de “perfectos” sino de pecadores y, por eso mismo, hay que recordar que los sacramentos son instrumentos de Gracia, no premios para los mejores: La Eucaristía, si bien constituye la plenitud de la vida sacramental, no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles (p.40).  E insiste el Papa Francisco en la misma idea, como para señalar su capital importancia: A menudo nos comportamos como controladores de la gracia, y no como facilitadores.  Pero la Iglesia no es una aduana, es la casa paterna donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas (p.41), con sus virtudes y sus defectos, con sus éxitos y fracasos, con sus grandezas y miserias.

Dios es misericordioso, pone su corazón en nuestras miserias y nos transforma con su Amor.  Sin asco, sin reproches, sin más promesa de castigo que la propia consecuencia de nuestros inapropiados actos…  Siempre el consuelo, siempre la confianza, siempre la esperanza y la seguridad de que superaremos nuestras dificultades y aprenderemos a dar a luz la mejor imagen de nosotros mismos.  Cuando más débiles nos mostramos, más se manifiesta Dios en su vertiente femenina, como madre que se preocupa por su hijo sufriente y ve en él todas las maravillas de las que es capaz, aunque él no lo sepa.

Imitemos a Dios, tratemos de seguir su ejemplo, seamos misericordiosos y pacientes.  Recibamos las miserias propias y ajenas con la sonrisa de la comprensión y del apoyo, y no con el rostro serio y agriado de quien condena con dura mirada las conductas ajenas, mientras que oculta -y, a menudo, también esconde a sí mismo- sus propias miserias.

De miserias andamos todos servidos pero, ¿y de corazón?

Anuncios

2 comentarios en “Evangelii Gaudium:Introducción e ideas fuerza para católicos y no católicos IV (La Misericordia de Dios y de la Iglesia)

  1. Una sola frase llena del anhelo de todos los cristianos que esperan la celebración del inicio de la historia de la salvación: ” A todos debe llegar el consuelo y el estímulo del amor salvífico de Dios, que obra misteriosamente en cada persona, más allá de sus defectos y caídas”

    Me gusta

    1. Anímate a leer directamente la Evangelii Gaudium, Jordi. Estoy convencido de que te fascinará. De veras que supera con creces todas las anotaciones que pueda hacer sobre ella en el blog… Verás la entrada de mañana (todavía la estoy terminando), toca temas que -como economista- imagino que te interesarán. Siempre estoy a la espera de tus aportaciones y comentarios, pero mañana muy especialmente. Un afectuoso saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.