Seamos realistas, pidamos lo imposible para 2014


lo imposible

Comienza un nuevo año y, con él, realizamos un reset de nuestra vida, nos fijamos nuevas metas, nuevos objetivos, y nos encaminamos hacia ellos.  No es sencillo planear la vida porque jugamos en terreno de incertidumbres, de sueños, de quimeras, de futuros que condicionan el presente y establecen en él una tensión existencial que es mayor en función de la distancia que nos separe de nuestra meta.

Hay quien se decide por la tranquilidad y establece objetivos fácilmente asumibles, casi sin esfuerzo, por mera inercia…  Águilas volando como aves de corral.  Me gusta más la propuesta de los soñadores del 68 que da título a esta entrada: seamos realistas, pidamos lo imposible.

Utopías, imágenes de lo que no puede tener lugar por pertenecer a lo ideal, luceros que nos permiten orientarnos y dirigirnos a nuestro Destino.  ¿Espejismos?  Sí, pero espejismos que nos mueven hacia un lugar mejor.  Lo importante es tomar las utopías como lo que son: referentes.  Si ponemos nuestra confianza en ellas nos frustraremos, nos decepcionaremos, nos deprimiremos…  No seamos imbéciles, nunca llegaremos a Utopía porque, como su propio nombre indica es el no-lugar…  Utopía es movimiento, viaje, camino…  Pedir lo imposible -y poner todos los medios a nuestro alcance por lograrlo- nos permite hacer realidad cambios personales y sociales que jamás habríamos podido ni tan siquiera imaginar: ¿o no era un sueño lo que tuvo Martin Luther King? ¿Y el de Gandhi? ¿No era utópico Mandela?

¿Lograron todo lo que soñaron?  No, todo no, porque el ser humano no es perfecto y por ello jamás será posible una sociedad perfecta…  Pero al volver la vista atrás y contemplar el camino que se realizó gracias a haber soñado, a haber perseguido lo imposible…  ¿Pueden o no estar satisfechos con su obra?

¿Queremos transformar de verdad nuestra realidad cotidiana?  Soñemos lo imposible y dejémonos arrastrar por el verso de Jordi Santayana: “lo difícil es aquello que puede hacerse inmediatamente; lo imposible sólo tarda un poco más”.

Para terminar, os regalo una canción que se convirtió en himno de unos años de utopías, excesos y esperanzas no siempre tamizadas por la luz de la razón, la comprensión y el corazón…  No es exactamente mi sueño, pero incita a soñar.  Inspiradora y hermosa canción en todo caso:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s