Apología de una espiritualidad caminante


caminante

Llevo unas semanas trabajando sobre los textos de un autor que defiende que la espiritualidad consiste en estar caminando, siguiendo nuestro insaciable deseo de ese Absoluto que siempre se encuentra más allá, o más acá, que es semper maior.

Mantengo -de momento- el velo sobre la autoría de estos escritos, a la espera de poder ofreceros un trabajo mucho más elaborado sobre su pensamiento.  Pero no me resisto a introducir esta idea, que me parece capital: la espiritualidad no consiste en la asunción de unos postulados, de unas creencias, ni en la adecuación de nuestro comportamiento a una serie de normas éticas y litúrgicas que nos son impuestas por una autoridad religiosa.  No, ese es un planteamiento superficial, una solución analgésica de nuestras ansias de Dios.

La espiritualidad consiste en dejarse arrastrar por la llamada del Absoluto –de ab solutus, sin limitación- que sentimos en lo más profundo de nuestra alma, en nuestro sancta sanctorum interior, poniéndonos en camino, saliendo de nosotros mismos, iniciando un peregrinaje hacia la Divinidad que siempre pasa por la purificación de nuestro corazón y por el encuentro con el otro. 

La auténtica espiritualidad es movimiento, nos vuelve nómadas, nos obliga a desinstalarnos de todas nuestras seguridades e identificaciones para convertirnos en viajeros, en peregrinos del paraíso perdido.  La espiritualidad es Pascua, Éxodo, Hégira, Sannyasa, Sunyata…  Salir de nuestro ego, de nuestra individualidad, de lo superficial, de la apariencia, para descubrirnos en el Todo…  Descubrir que nuestra esencia no es ser gota, sino agua, y dejar que ésta se manifieste.

Pero hay que tener presente que todo viaje está preñado de aventuras, de peligros, de descubrimientos y de inseguridades.  Se está más cómodo y seguro sentado en un mullido sillón de casa, viendo un documental o leyendo un libro de viajes…  Pero la experiencia no es la misma.  Es más cansado caminar, qué duda cabe, pero en el peregrinaje uno se enriquece y transforma, uno se pierde y se encuentra, uno se agota pero disfruta de la experiencia cumbre al llegar a la cima.

La religión no puede –no debe- ser un geriátrico para nuestra alma.  Al contrario: el contenido de las tradiciones religiosas tiene por objetivo ponernos en camino, darnos unas directrices, animarnos a caminar dejando atrás todo lo que no es absolutamente real sino contingente.

No permitas que tu religión ponga límites a ese Dios que es, por definición, ilimitado.  Tú religión debe darte alas para que camines, para que te eleves, paso a paso, por tu propio camino, hacia Aquél que está en todo y en todos y, al mismo tiempo, más allá de todo y de todos.

Dejemos que Dios sea Dios, sigamos su rastro…  Pero no le encerremos en nuestros limitados conceptos, en nuestras imágenes, en nuestras palabras.  Porque, por mucha seguridad que pueda darnos el pensar que tenemos la Verdad sobre Dios, ésa jamás será la realidad, será una proyección de nosotros mismos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.  Dios es inasible, Absoluto, ilimitado…  Y por ello no podemos más que seguir sus huellas y, cuando nos cansemos de caminar, sentarnos en el camino, receptivos, abiertos a la escucha, a la espera de que sea Él quien venga a nosotros y nos tome de la mano para seguir caminando hacia ese no-lugar en el que se encuentra, no sólo el Absoluto, sino la mejor imagen de nosotros mismos.

 Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.

Anuncios

7 comentarios en “Apología de una espiritualidad caminante

  1. Estoy de acuerdo que hay que caminar pero también por mi humilde experiencia hay quien camina y camina y jamás alcanza la espiritualidad, es como siempre se hubiese quedado en un solo lugar.

    Gracias por el post!! Me gusta este tema! Un saludo y buen lunes!! 🙂

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario, y buen lunes también para ti.

      Recuerda que Dios, o el Absoluto, o como quieras llamarle, es el Alfa y el Omega, que de Él partimos y a Él vamos… A través de un Camino que es Él mismo. No hay que buscar la espiritualidad, está aquí porque somos Espíritu… Un Espíritu que no siempre se reconoce en la imagen que damos de nosotros mismos. Nuestra esencia no cambia, ya somos quienes debemos ser… Pero lo ocultamos tras mil velos… Hasta a nosotros mismos. Pulamos la piedra hasta que dé a luz la estatua que en ella palpita.

      Un saludo.

      Me gusta

  2. Pues aquí un servidor esperará con expectación que se descubra la autoría (no del delito obviamente en este caso). He de resistir a la tentación de lanzar algún pronóstico, pero más allá de que es un autor en mi opinión claramente místico no me atrevo a realizar un pronóstico más concreto.

    Y para animar la espera te diría que de entrada lo iría a buscar o en la Baja Franconia o más cerca por aquí la cueva de Manresa, y eso solo hablando de autores vivos. Si la cosa va por un autor difunto ahí confieso que tengo menos pistas.

    Me gusta

    1. Jajajaja… El autor está vivo, Jordi… Pero no, vas errado. Aunque es cierto que a los que apuntas defienden tesis muy similares, no los estoy estudiando a ellos.

      Apasionante expectación… Prometo resolver el interrogante en el futuro, de un modo más que amplio. Pero, de momento, queda ahí la incógnita. 🙂

      Me gusta

    1. Efectivamente, como decía en un comentario anterior “Recuerda que Dios, o el Absoluto, o como quieras llamarle, es el Alfa y el Omega, que de Él partimos y a Él vamos… A través de un Camino que es Él mismo”. Cristo es el Dios que se hace hombre para que el hombre se haga Dios… Dios con nosotros, Emmanuel, Dios entre nosotros, Dios en nosotros. En este sentido, me parecen interesantes las aportaciones realizadas por un jesuita residente en la Cova de Manresa, Javier Melloni. Tal vez te resulten inspiradoras. Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s