Sólo la inseguridad es segura


riesgo

La frase que da título al post de hoy es algo más que un juego de palabras, es una de esas paradojas existenciales que forman parte de los secretos del vivir.

Pese a que nuestra razón nos recuerde que estamos en permanente camino, que somos peregrinos de la existencia, que sólo estamos de paso por nuestra vida, la experiencia de la mayoría de nosotros es que buscamos seguridades que nos permitan vivirla con tranquilidad y sin sobresaltos.

El problema radica en que se trata de una falsa e imposible tranquilidad porque es justamente esa búsqueda de la más absoluta seguridad lo que genera nuestro miedo a perderla…  Un miedo que nos quita, una vez más, la tranquilidad.  Así pues, nuestro intento de estar seguros nos vuelve inseguros.

En cambio, quienes son capaces de convivir con la inseguridad que constituye el sustrato nuestra existencia, son quienes pueden aceptar, disfrutar y aprovechar las cosas tal y como vienen, sin miedos, preocupaciones ni decepciones. Ellos fluyen con el Tao, confían en la Providencia.

Los riesgos -en nuestras vidas- son inevitables, por lo que no hay que tratar de eliminarlos (misión imposible) sino de gestionarlos con inteligencia.  Creo que era Nietzsche quien afirmaba que la Fortuna, que es mujer, sólo ama a los valientes…  Por lo que el secreto de los mayores  frutos y de los mayores placeres de la existencia es vivir peligrosamente, asumiendo riesgos, afrontando retos, tratando de realizar los sueños sin esquivar las dificultades que les acompañan.

No es fácil, soy el primero que tiene serios problemas para encontrar el equilibrio entre la temeridad y la responsabilidad, pero nadie dijo que lo fuera.  Toda obra de arte requiere inspiración, dedicación, correcciones y esfuerzos.  También nuestra vida.

Pero tengámoslo bien presente, sólo hay una cosa segura en esta vida: que la inseguridad será el pan nuestro de cada día…  Y, sólo libres de apegos y miedos, podremos alzar el vuelo ya en esta existencia. 

Puede que te suceda como a mí y que tu mente esté de acuerdo con este planteamiento, que vea claro que todo lo que tienes hoy puede dejar de estar mañana, por lo que resulta absurdo poner en esas cosas tu seguridad vital y tranquilidad…  Pero eso es mera comprensión racional…  Si quieres integrar esa idea en tu cotidiano vivir, tendrás que hacerla bajar de la mente al corazón, tendrás que convertir el conocimiento en sabiduría, tendrás que saborear el convencimiento, hacerlo experiencia y digerirlo para que forme parte de ti.

Intentémoslo, pues.  La apuesta parece que vale la pena…  Sólo vive de verdad quien acepta la existencia tal y como es, afrontándola con conocimiento e ilusión, sin miedos.

¿Vivimos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s