Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Sólo con tensión suena la cuerda. Advertencias sobre la meditación


cuerda-rota-1

Quienes practicamos diariamente una u otra forma de meditación u oración corremos el riesgo de contentarnos obteniendo placidez interior, una serena calma que nos aleje del mundo exterior, de nuestros problemas cotidianos, de nuestros semejantes. 

De hecho, hay quien se inicia en la meditación con esta finalidad, lo cual es un mal comienzo.  ¿Quién no ha oído hablar de esas empresas que fomentan el zazen entre sus altos directivos para que aprendan a controlar el stress y rindan más en sus exigentes y siempre complicados puestos?  Instrumentalizar la contemplación es pervertirla, prostituirla, degradarla…  Puede obtenerse el fin perseguido, pero pierde uno su auténtico y más profundo valor.  Una pena, una auténtica pena…  Porque en lugar de ser vía de crecimiento personal, nos empequeñece.  Porque hay que tener un corazón y un alma diminuta para negar la ayuda a quien la precisa con la excusa de que en ese momento estás ocupado porque es tu rato de oración o meditación.  ¡Cada acto de entrega y amor es oración contemplativa si se realiza con la correcta disposición interior!

La auténtica meditación u oración contemplativa nos religa con Dios, con nosotros mismos, con la creación, con el presente y con los demás…  Nos ayuda a estrechar lazos, no a romperlos…  Nos mueve a la acción.  Y eso, es cierto, puede generar una cierta tensión entre la comprensión de quienes somos y la visión de quienes podemos llegar a ser; entre nuestro presente y nuestro destino.  Hay que observarse para conocerse en profundidad, y escuchar en el Silencio para descubrir a qué hemos sido llamados.  A ambas cosas ayuda la meditación, y la distancia existente entre ambos extremos es a lo que llamamos vivir.  Porque un pasar los días que no suponga recorrer este camino es un pacer, una pérdida de tiempo que lleva al vacío existencial, a la tristeza y a la depresión.

Así lo apuntaba Viktor Frankl -un autor más que recomendable- cuando afirmaba que la salud psíquica precisa de la noodinámica, “de la tensión existente entre lo que se ha logrado y lo que queda por conseguir, o la distancia entre lo que uno es y lo que debería llegar a ser”.  Ese dotar de sentido a la propia existencia -o mejor aun, ese descubrir el sentido de la propia vida- es lo que nos hace vibrar en nuestro día a día como vibra y suena la cuerda de la guitarra cuando está bien afinada. 

¡No a una vida sin sentido que no es Vida! Profundicemos en el vivir, no huyamos de él…  Ese es el camino de la meditación, al menos tal y como yo la entiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 de enero de 2014 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: