Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

¿Y si te digo que eres rico?


riqueza interior

Terminamos la semana pasada con un vídeo sobre el agradecimiento. Es mucho lo que tenemos que agradecer… De hecho, tenemos que agradecerlo TODO, porque todo nos ha sido dado gratuitamente. Sin embargo, con nuestras actitudes hacemos cierta esa sentencia que dice que no se valora lo que no se tiene que pagar. Triste verdad que nos recuerda esa estupidez de la que todos participamos un poco y que consiste en confundir valor y precio.

Sin embargo, es importante distinguirlo.  Resulta esencial para ser feliz el diseccionar lo cualitativo de lo cuantitativo, lo esencial de lo accesorio.  La Naturaleza es sabia y no hizo depender nuestra felicidad de aquello de lo que carecemos…  Sino de aquello que todos tenemos y que constituye la auténtica riqueza, ésa que no depende de lo que uno tiene sino de lo que uno precisa…  La gestión del deseo, la justa valoración de lo que somos y tenemos, la aceptación y agradecimiento de todo lo que nos ha sido dado como don…  Éstas son las llaves que abren la puerta de la felicidad y de la paz interior.

Me gusta la radicalidad con que lo expresa Dale Carnegie: “Si la gente que se preocupa por sus problemas pensara en las riquezas que posee, dejaría de preocuparse.  ¿Venderías tus dos ojos por un millón de dólares…  O tus dos piernas…  O tus manos…  O tus oídos?  Aprecia lo que tienes, y te darás cuenta de que no lo venderías por todo el oro del mundo.  Las mejores cosas de la vida ya son tuyas, si puedes apreciarte a ti mismo”.

Y, sin embargo, me duele pensar que hay quien sí vendería -y vende- sus órganos y su maltrecha dignidad, no por un millón de dólares, sino por mucho menos…  Por un simple plato de lentejas…  ¿Qué clase de mundo estamos creando? ¿Qué tipo de engendro vamos a transmitir a las próximas generaciones?

Si prestáramos más atención a lo realmente importante, si nos fijáramos en lo mejor del otro y no en sus carencias, si compartiéramos esa riqueza interior que se acrecienta al dar y no nos aferráramos a lo que no resulta imprescindible para el buen vivir, sería posible mirar alrededor sin avergonzarnos de nosotros mismos.  Porque hoy resulta un imperativo moral vivir de un modo más simple para que millones de personas puedan, simplemente, vivir.

Y tú, ¿qué vas a hacer hoy?

Anuncios

Un comentario el “¿Y si te digo que eres rico?

  1. diaeconomina
    3 de febrero de 2014

    Hoy voy a dormir en una cama dentro de mi casa, protegida del frío con un poco de leche caliente, y mañana despertaré a primer día de vida :)..

    ¡GRACIAS POR TANTA REFLEXION BONDADOSA Y TRANSFORMADORA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 3 de febrero de 2014 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: