Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

No confundir la parte con el Todo


universo_cerebro3

El ser humano tiene inscrito en su interior un deseo esencial de trascendencia, un ansia de infinito, una tendencia hacia el magis, hacia el paso siguiente, hacia el ir un poco más allá.

Sin embargo, no siempre sabemos gestionar adecuadamente esta tendencia que pretende mantenernos en constante movimiento hacia el Absoluto, y en ocasiones -en lugar de seguir caminando hacia él- optamos por tratar de acercar lo Trascendente a nuestra relatividad, encerrando lo Inasible en la prisión de nuestra limitada y humana comprensión, confundiendo así el Todo con la parte, a Dios con nuestra concepción de Dios, a la Verdad con aquello que, a nosotros, nos parece evidente.

¿Cuántos conflictos surgen de esta tendencia humana a tomar la parte por el Todo? ¿A esa mala costumbre de absolutizar nuestra relatividad?  No nos dejemos llevar por la soberbia de creer que el mar puede caber en un vaso de agua…  La Realidad es la que es, y resulta mucho más amplia que nuestra experiencia.

Esto no es relativismo porque -repito- la Verdad es la que es.  Lo que aquí estamos proponiendo es que tomemos consciencia de nuestra relatividad, de que sólo tenemos acceso a la parte, y de que  es  desde ésta que debemos tratar de acceder -en la medida de nuestras posibilidades- al Todo: podemos percibir el totum  in parte, accedemos al Todo pero desde nuestros propio límites…  Debemos evitar el cometer la equivocación de tomar pars pro toto, la parte por el Todo…

Que una desmesurada confianza en nuestra capacidad de conocer no nos lleve a la mayor de las estupideces: no somos los dueños, creadores, poseedores ni garantes de la Verdad, sólo somos caminantes que tienden hacia ella y que siguen el sendero aun sabiendo que jamás la alcanzarán en su totalidad, que jamás la contemplarán desde todos sus ángulos o perspectivas.

Pero disfrutamos del paisaje, de lo que vamos viendo y descubriendo. Porque en ese peregrinar vamos abriéndonos al mundo, a los demás, a nosotros mismos…  Percibiendo la existencia y la naturaleza de lo Invisible a través de sus manifestaciones, la inmanencia del Trascendente…  El totum in parte…  Y es profundizando en esa parte, mirando hacia el interior de lo particular, que somos capaces de intuir (intueri) a Aquél o Aquello que todo supera y sustenta.

El camino hacia el Todo comienza en la parte, pero la parte no es el Todo.

Anuncios

Un comentario el “No confundir la parte con el Todo

  1. diaeconomina
    17 de febrero de 2014

    Muy buena entrada! Buena semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: