Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

¿Ha muerto Dios?


Muerte de Cristo

Esta semana voy a disponer de muy poco tiempo para plasmar en el blog mis meditaciones diarias, así que he pensado en ser muy breve y limitarme a plantear, en un párrafo o dos, una cuestión sobre la que podáis dar vueltas vosotros mismos, sin más apunte ni reflexión por mi parte.

La pregunta de hoy nos pone en relación con un tema que flota en el ambiente: ¿nos encontramos ante la muerte de Dios que proclamó Nietzsche, ante el fin de la religión, o sólo ante la crisis de determinados credos?  Mi propia experiencia me lleva a pensar que la espiritualidad se mantiene en plena forma, que seguimos planteándonos las mismas preguntas sobre nuestro origen, nuestro camino y nuestro destino, y que lo que ha cambiado es que ya no buscamos las respuestas en los mismos lugares a los que acudíamos en el pasado.

Reflexionemos juntos: ¿hemos confundido el fondo y la forma, el continente y el contenido?  ¿Siguen siendo los credos actuales receptáculos válidos del Espíritu?  ¿Qué deben hacer los fieles de una Tradición espiritual para dotar a ésta de su auténtica finalidad?

Dios, por definición, no tiene origen ni fin…  No puede morir.  Sin embargo, un vistazo al mundo nos permite descubrir que es el hombre sin Dios, sin Trascendencia, sin una relación con el Absoluto, el que -poco a poco- sufre el acartonamiento de su corazón, la sequedad de su alma, la pérdida de vitalidad de su existencia.

Dios no ha muerto pero nosotros, tu y yo, ¿tenemos Vida?

Anuncios

3 comentarios el “¿Ha muerto Dios?

  1. elcanoguerrero
    24 de febrero de 2014

    Es muy cierto de que la búsqueda ha cambiado de lugar. Más y más es en lo profundo de su propio ser que cada individuo busca respuestas, pues es en el Espíritu interior donde se apacenta lo mejor que cada cual puede ofrecer a la vida.

  2. jordi_morrós
    24 de febrero de 2014

    Probablemente Nietzsche como buen filósofo pudo lanzar su intuición sobre “la muerte de Dios” como una cierta defunción de un Dios planteado como concepto o como premisa:

    Y quizás es precisamente a partir de esa muerte donde se puede empezar a ir a fondo respecto a qué puede ser Dios más allá de un concepto o de una premisa que sustente un determinado orden establecido.

    Y de momento paro porque esta semana yo también voy a ir apretado de tiempo, y esa coincidencia en parte también me alegra.

  3. diaeconomina
    25 de febrero de 2014

    Tenemos vida mientras sintamos a Dios en nuestro interior 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 24 de febrero de 2014 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: