Ignorancia mentirosa


mentira callar

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española establece que la mentira es una “expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa”.  Y somos muchos quienes, siguiendo su literalidad, tranquilizamos nuestra conciencia afirmando que nosotros somos veraces, que no somos mentirosos.

Sin embargo, hoy he caído en la cuenta de que esa definición resulta incompleta, y que no sólo miente el que habla en contra de lo que sabe sino que también es mentiroso el que habla sobre lo que desconoce…  Y de este pecado sí que andamos -casi todos- bastante servidos.

¿Cuántas veces nos arrogamos conocimientos sobre cuestiones que no conocemos en profundidad? ¿Cuántas veces discutimos sobre temas en los que resultamos profundamente ignorantes? ¿Cuántas veces criticamos decisiones o planteamientos ajenos sin tener todos los elementos de valoración, basándonos en nuestros propios prejuicios?

¿Somos veraces en esos casos? ¿Decimos verdad?  No, mentimos…  Y cada una de esas palabras muestra nuestra ignorancia, mientras apuñala nuestra inteligencia e integridad.

¿No quieres mentir?  Pues habla sólo cuando tengas algo que decir.  Y, si no es así, calla…  Que para algo tenemos dos orejas y una sola boca.

Podrás comprobar que el silencio es un buen maestro, que es mucho lo que enseña y aporta, que ayuda a liberarse de la ignorancia y -con ella- también de la mentira.  De esa mentira que es mucho más de lo que pensábamos…  De esa mentira que tiene un padre, que es el mismo que el de la ignorancia.

No lo olvidemos, la Verdad es la que nos hace libres, humanos, divinos.  No mentir, antes callar…  Resulta más humano, caritativo e inteligente.

Anuncios

6 comentarios en “Ignorancia mentirosa

  1. Reblogueó esto en Gaviotay comentado:
    “La verdad nos hace libres” “Se pilla antes aún mentiroso que aún cojo” “Las mentiras tienen las patas muy cortas”
    Hoy os dejo un blog que me ha parecido propicio para hoy dadas las circunstancias. Ayer llegó un vídeo a mis manos que me dejó alucinada, y al ver esta entrada me dije el tema del día. Sed felices corazones y ojo al dato, las mentiras duran un soplo y nunca mejor dicho.
    Gaviota……………………

  2. En el mundo científico es también muy habitual otro aspecto: hacer ver mentiras a través de verdades. Los datos aislados, sin su contexto, llevan al lector a conclusiones falsas. Muy parecido a sacar frases fuera de contexto que son malinterpretadas. Hemos perdido por un lado la decencia de quien lo publica y de la manera que lo publica, por otro lado nos conformamos con lo que nos dicen en una línea (título de noticia, tuit) y por último nos convertimos en altavoces de “verdades” de forma que se pierde la fuente original y esa “mentira voluntaria” se propaga como el fuego en un bosque seco. El decir la fuente, el comentar que sólo es un dato, ya es algo, pero si se puede propagar una mentira lo mejor es el silencio o sencillamente un “no tengo datos suficientes para emitir un juicio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s