Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

No perder la memoria


historia memoria olvido

Recuerdo que en mi juventud, al estudiar la asignatura de Historia, me revelaba ante el flagrante hecho de que los acontecimientos siempre eran narrados por los vencedores, por los poderosos, mientras que las otras vivencias, los otros puntos de vista, las otras historias, eran arrinconadas en el oscuro rincón del olvido o -con suerte- se limitaban el ligero susurro de las minorías insatisfechas.

Es cierto que los hechos y los documentos no son elementos tan fríos y objetivos como pudiéramos pensar, requieren de valoración e interpretación…  Y que, por tanto, se subjetivizan cuando los convertimos en Historia.  Pero es que hay algunas interpretaciones que parecen retorcer los hechos para adecuarlos a sus ideas, o intereses…

Así que -en mi caso- el estudio de la Historia, en lugar de animarme a profundizar en ella para aprender interesantes lecciones del pasado, me mostró la capacidad de manipulación del ser humano y aniquiló todo el interés por lo que pudo suceder en el ayer…  Indignación juvenil, cabreo monumental.

El tiempo, gran maestro, ha ido apaciguando mi descontento y -sin restar ni un ápice a la crítica que ya intuía en mis años mozos- me ha hecho comprender que el ser humano es como es, con sus luces y sus sombras, que también nosotros cada día creamos historias alternativas para adecuar lo que nos sucede -o lo que hacemos- a la interpretación que nos deja mejor…  Y no por eso vamos a renegar de nuestro presente.

¿Que la historia se manipula? Es cierto, no cabe duda.  Por eso tampoco la Historia es una ciencia de certezas sino de hipótesis, de aproximaciones…  Es lo que tiene tratar sobre el ser humano…  

Pero más vale la peor de las historias que el olvido, porque aun en medio de mil mentiras se puede encontrar alguna semilla de verdad, alguna enseñanza que nos ayude a construir un presente y un futuro mejor, aprendiendo de los errores del pasado.  Sin embargo, el olvido del ayer nos empuja a repetir, cada día, los mismos errores que otros ya cometieron, perdiendo la experiencia de quienes nos precedieron y condenándonos a revivir sus mismos fracasos y excesos.

En el pasado se encuentran nuestras raíces, las que nos constituyen en lo que hoy somos.  Sin ese conocimiento seremos incapaces de conducirnos hacia el futuro, seremos arrastrados por los vientos de la Historia, de una Historia que nosotros desconoceremos, mientras que otros sabrán utilizarla en su propio beneficio.

No despreciemos el estudio de la Historia por ser imperfecto, tampoco nosotros somos ángeles sin mancha.  Recuperemos nuestro pasado, de ello puede depender nuestro futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 31 de marzo de 2014 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: