Sobre los infiernos


infierno jardin delicias el Bosco

Fragmento superior de El Jardín de las Delicias, de El Bosco

Decía Santa Teresa que “el infierno es un lugar en el que no se ama”.  Me gusta esta definición: los infiernos -porque no hay uno sino muchos, demasiados, son lugares en los que falta amor.

Ya hemos tratado en alguna otra ocasión sobre qué el es Amor, esa tendencia a la Unidad que nos asemeja a la visión que tiene Dios de su creación, donde Él es capaz de ver y apreciar lo Uno en lo múltiple, su Divinidad manifestándose hasta en la más ínfima mota de polvo.

Cuando nosotros somos capaces de mirar así, amamos, respetamos, cuidamos, nos preocupamos por todo y por todos, porque somos conscientes de su grandeza y de la mutua interdependencia de cuanto existe.  Ése es el camino del Cielo, del Paraíso, del Reino.

En cambio, como bien dice la santa de Ávila, la falta de Amor conduce al infierno.  Sin Amor, Dios desaparece de la ecuación (Deus caritas est, Dios es Amor) y el resultado es la fragmentación, la distancia infinita entre unos y otros, la injusticia que nace de una deficiente valoración de la dignidad del otro, el dolor de la separación, la desesperación del vacío y de la soledad…  Todos los pecados nacen de una falta de Amor, todas las estructuras injustas de nuestro mundo surgen de una falta de Amor, todos nuestros infiernos tienen sus raíces en una falta de Amor.

Sembremos Amor, cultivémoslo en nuestro corazón para poder ofrecérselo a los demás…  Sólo así es posible lograr un mundo mejor, sólo así seremos rostro y manos de Dios en este mundo.

Ojalá algún día puedan decir, de ti y de mí: éstos fueron dos fuentes inagotables de Amor y entrega, reflejos de ese Dios que no deja de darse a nosotros en todo y en todos.

¿No te parece un buen proyecto? ¡Ultreia!

Anuncios

2 comentarios en “Sobre los infiernos

  1. Una muy oportuna reflexión para este tiempo pascual que acabamos de iniciar.

    Por cierto Quim, me ha rejuvenecido un montón la última exclamación del post: “¡Ultreia!”. Desde mis más o menos quince años en que tuve algún contacto ocasional con gente de los cursillos de cristiandad que no había vuelto a leer o oír esta exclamación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s