Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Me he equivocado… ¡Qué bien!


fracaso

Si hay algo que estoy convencido que compartimos tú y yo es esto: el error, la equivocación, el fracaso.  Todos, sin excepción, hacemos cosas mal…  No falla, forma parte de nuestra limitada naturaleza.  Lo que no todos compartimos es el modo de interiorizar esos errores, y eso lo cambia todo.

Me enseñaron de niño que se aprende más de los errores que de los aciertos.  Si en un examen te equivocas en una respuesta y te dan la ocasión de repasar tu evaluación, no te preocupes que no volverás a tropezar en la misma piedra…  Si prestas atención, habrás aprendido la lección.

Así que no hay que tomarse tan mal esto de equivocarse, que no te duela tanto, que no te marque, que no merme tu autoestima.  Sigues siendo exactamente igual de fantástico pese a tu error…  De hecho eres un poco más fantástico, porque has aprendido algo que desconocías.  El error es una oportunidad de aprendizaje, de amor y de perdón (https://meditacionesdeldia.com/2013/04/02/si-no-hay-error-no-hay-aprendizaje-ni-perdon-ni-amor/ ), así que alégrate cada vez que te tropieces.

No te desanimes por mucho que falles, terminarás haciéndolo bien.  ¿Te imaginas que de bebé hubieras dicho: “ya me he caído demasiadas veces, nunca voy a aprender a andar, van a pensar que soy tonto y torpe, mejor voy a dejar de intentarlo”?   Absurdo, ¿no?  Pues eso que no hicimos de niños, lo hacemos constantemente como adultos.  Nos avergüenza y atemoriza el fracaso, y por eso dejamos de intentar mil cosas que nos ayudarían a crecer.  ¿Que te caes? ¡Pues te levantas!  ¿Que haces el ridículo?  Pues ríete un rato de ti mismo, que también es sano.

Y -te doy un consejo que he aprendido con los años-  rodéate de personas válidas y buenas que te quieran.  Te enriquecerán con su experiencia (es difícil que aprendas a volar como un águila si sólo te rodeas de gallinas), te evitarán caídas…  Y te lamerán las heridas -del cuerpo y del alma- cuando te hayas hecho daño.

Aprovecha el fin de semana para dedicar un tiempo a aquellos que siempre están ahí, a quienes te valoran por quien eres y no por lo que haces, a quienes con su vida enriquecen la tuya, a quienes te hacen sentir maravilloso a pesar de todos tus fracasos y equivocaciones…  No hay tiempo mejor aprovechado.

Buen fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 de mayo de 2014 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: