Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Lo que tu hogar dice de ti


hogar habla de ti

No es raro que, en medio de las prisas diarias, de las preocupaciones cotidianas y del griterío del mundo exterior, pasemos un poco por alto el cuidado de lo que tenemos dentro o, incluso, la escucha de nuestra voz interior.

A través de este blog, de la Meditación del día, tratamos de rascar unos minutos a la jornada para encontrarnos con nosotros mismos, para re-conocernos, para despertarnos del sopor que a menudo invade nuestras vidas.  

Hoy quiero proponerte un sencillo ejercicio que se me ocurrió leyendo un muy recomendable libro de Joseph Rykwert sobre el simbolismo antropológico de la ciudad.

Partiendo del hecho de que el ser humano ocupa y transforma el espacio en el que vive, este autor apuntaba que “el hogar, en efecto, se vive frecuentemente como una ciudad en miniatura, no tal como es la ciudad, sino como desearíamos que fuese”.  Así pues, defiende que -consciente o inconscientemente- en nuestro hogar creamos nuestro mundo, mostramos nuestra esencia en lo que nos rodea.

Por eso te ruego que pasees por tu hogar con esa mirada psicoanalítica, inquisitiva, simbólica, junguiana…  ¿Qué ves de ti mismo en cuanto te rodea?  

¿Hay orden o desorden?  ¿Aparente o real? ¿Está igual de ordenado el salón (que se ve) que el interior de los cajones o los armarios? ¿Te preocupa la limpieza o la suciedad?

¿Qué ocupa el centro de tu casa? ¿Una librería (la cultura)?  ¿Un televisor o una consola (el entretenimiento o la diversión)? ¿Un mueble bar?  ¿Una amplia mesa para invitar a los amigos?  ¿Un cómodo sofá para conversar?

Pasea, mira, detente, analiza…

¿Te rodeas de belleza?  ¿Tienes objetos que digan algo de ti mismo, de tus intereses, de tus aficiones, de tus amores?  ¿O está todo vacío?

¿Estás tú vacío?  ¿Te sientes vacío?

Tal vez te ayude el darle un nuevo aire a tu casa, haciendo de ella un reflejo del que te gustaría ser…  Carga simbólicamente tu entorno, llénalo de señales -de guiños- que le recuerden a tu alma el que quieres llegar a ser…

Del mismo modo que el interior se refleja en el exterior, también lo de afuera transforma sutilmente lo de dentro.  Los hermetistas lo sabían, ahora tú también.  Pruébalo y ya me dirás qué tal te ha funcionado.  Estoy convencido de que te sorprenderás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 de julio de 2014 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: