Elecciones en el PSOE, más de lo mismo


cruz prohibida

Intento mantenerme alejado de cuestiones políticas en este blog para evitar visceralidades y efectismos, para tratar de centrarme en lo esencial, en lo que une y no en lo que separa.  Así que puede sorprender el título de este dominical post.  Sin embargo, no voy a dedicarme a lo anecdótico ni a la cita de los matices de forma y fondo entre los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE, sino que me gustaría dar dos pinceladas sobre mi personal convencimiento de que otro socialismo es posible.

Llevo tiempo estudiando a E.F.Schumacher, el autor de “lo pequeño es hermoso” (su obra más conocida).  Este peculiar y revolucionario filósofo y economista dejó apuntadas algunas ideas e intuiciones capaces de poner patas arriba el sistema, en base a unos postulados que podríamos calificar de una izquierda humanista, cercana, solidaria, pacífica y abierta a lo esencial y trascendente.  Parece que pocos socialistas institucionales se han asomado a sus páginas…  Tal vez les iría mejor si lo hicieran…

Quienes partimos de una visión trascendente de la existencia y de una valoración positiva -muy positiva- de la espiritualidad y del fenómeno religioso, nos sentimos incómodos ante un partido socialista que permanece ciego ante lo invisible, que confunde la laicidad con el laicismo.  Sus exigencias de solidaridad y concordia tienen los pies de barro…  Y el menosprecio -cuando no odio- hacia lo religioso -debido a una profunda incomprensión de su naturaleza y al anclaje a prejuicios históricos- parece que sigue animando a sus candidatos.  Así no avanzaremos.

No tengo tiempo para profundizar más, aunque queda mucho por decir.  Sin embargo quería dejar abierta la puerta a la reflexión en torno a un nuevo socialismo de verdad, no a otra mascarada en la que los distintos candidatos comparten un discurso que -en lo íntimo- parece sentirse como un laico dogma inamovible. Hay mucho por pensar, y mucho por decir…  Ojalá este breve apunte anime a algunos -a los más jóvenes de espíritu de entre los miembros del partido socialista- a plantearse nuevos horizontes mucho más coherentes con las ideas de fondo de las que surgió su ideario político.

En este sentido, recomiendo la lectura del artículo de Ramon Bassas “Los candidatos del PSOE ante la religión” con el que coincido en gran parte de sus análisis y reflexiones.

Os adjunto el enlace y, para los más comodones (entiendo que es domingo) os lo transcribo a continuación.  Gracias, Ramon, por tan iluminador análisis.

http://www.catalunyareligio.cat/es/blog/roba-estesa/03-07-2014/los-candidatos-del-psoe-ante-religi-n-59284
 
_________________________________________
 

Los candidatos del PSOE ante la religión


 

Con motivo de las elecciones primarias para elegir al nuevo secretario general del PSOE, los tres candidatos han sido preguntados en tres temas relativos a la política religiosa en El País de ayer. Lo que más impacta es que en este, como en otros temas, sus respuestas son prácticamente idénticas y las tres son propuestas negativas (derogar, prohibir, limitar).

 
Los tres proponen derogar el Concordato con la Santa Sede (sobre esta cuestión ya hablé hace dos años y medio, aquí, en un contexto similar), Eduardo Madina apela al diálogo con los obispos y un prudente “si tenemos una mayoria social a nuestro lado que lo permita”. También hay unanimidad en la supresión de símbolos del espacio público donde, Madina, de nuevo, expresa la letanía puritana de enviar las cuestiones religiosas en el “espacio íntimo y personal”, precisamente ahora que la intimidad brilla por su ausencia. Disculpen la autocita permanente, para no alargar, encontraréis qué pienso en esta otra entrada, aquí.
 
 
Sobre la enseñanza de la religión. Pedro Sánchez , el candidato más oficialista llega a hablar de sectarismo religioso. Madina insiste en la intimidad; será que, como que leer es un acto personal, la literatura también se tendrá que enseñar fuera de la escuela. Pérez Tapias , que ha confesado cristiano “de base” y que representa el ala izquierda del partido, apunta un matiz que me gusta un poco más, proponiendo una alternativa aconfesional y universal para la enseñanza de la religión. También me ahorro la respuesta porque ya la escribí aquí.
 
 
De modo que, de nuevo, se plantea el tema religioso como un problema, se ignora olímpicamente su entramado social y cultural y se pasa por alto la importancia que tiene, en una sociedad, la transmisión, estudio crítico y libertad de ejercicio de las propuestas de sentido profundo y trascendente que concurren. Justamente, contra la ignorancia, el sectarismo o la banalidad vital, amorfa, al que a menudo se apela en nombre de la laicidad. Un drama.
 
 
A propósito de Elzo
 
 

A propósito de esto, recomiendo a todos la lectura de un fragmento (especialmente pp. 68 y ss.) Del libro del prestigioso sociólogo vasco Javier Elzo con el horroroso y equívoco título  Los cristianos ¿en la sacristía o en la pancarta? (Ed. PPC, Madrid, 2013) en el que analiza la posición de los partidos españoles ante la cuestión religiosa. Obviamente, cree que el PSOE, con estos argumentos, comete dos errores. El primero, “regalar” la cuestión religiosa a la derecha (cita aquí a Díaz Salazar, PPC, 2007, p. 296), ignorando la fuerte base religiosa de sus votantes (las comunidades gobernadas por el PSOE es donde hay más identificación religiosa, también entre los jóvenes; donde hay menos es en las gobernadas por el centro-derecha nacionalista, el PNV y CiU, v. p. 72). El segundo es el de reproducir el marco de la confrontación derecha / izquierda y confesional / laicista que hubo durante la II República, ahora tan reivindicada, “con Las consecuencias bien sabidas” (p. 69).
 
 
A este marco mental ayuda, evidentemente, la posición del PP identificando sus políticas dentro del ortodoxia católica y la connivencia que ha encontrado en el seno de la Conferencia Episcopal Española y en no pocas de las diócesis españolas, sobre todo en la etapa de Rouco al frente de la primera. No hace falta decir que tomarse al pie de la letra este marco mental jugando justo a lo contrario es lo que el PP necesita para cuadrar el círculo y tiene, como apuntaba Elzo, precedentes suficientemente preocupantes como para dejarlo correr.
 
 
El resto del sistema político español, tan convulso, no ayuda a resolver nada, todo lo contrario. Los partidos “moderados”, como decíamos, con líderes cristianos y apotos demócrata-cristianos, lideran las comunidades con más desapego religioso (Catalunya, País Vasco y Navarra). Elzo esboza algunas interesantes teorías, como el factor de sustitución del hecho religioso por el hecho nacional, especialmente en el País Vasco. También allí, explicita la profusión de políticas de aislamiento religioso auspiciadas por Bildu y seguidas de cerca por EA, es decir, cerca del PNV.
 
 
En el caso del resto de partidos, no ayuda nada, tampoco, el trasvase de votos socialistas a IU (aquí ICV) o Podemos, que lideran el polo “laicista” del frame citado. En ERC hay de todo, aunque, por lo que conozco, predomina la poca diplomacia y la despreocupación banal que tan bien describe Joaquim Nadal en la anécdota sobre Xavier Vendrell, cuando era consejero, relatada en su último libro (Ed. Proa, 2014, pp. 559 y ss.).
 
 
Así, creo que hay que recuperar una política positiva hacia el hecho religioso, y muy especialmente hacia el mundo católico, por parte de la izquierda, sobre todo por su corriente mayoritaria, el socialismo democrático, como lo hace en toda Europa. Parecido al que ha tenido en otras ocasiones o al que, por ejemplo, inició el PSUC de la mano de Alfonso C. Comín y tantos otros. Para vivir esta dimensión con libertad, para romper el marco de confrontación dual que algunos proponen (sobre todo cuando carecen de alternativa), para divisar objetivos comunes, que hoy hay, y, en definitiva, para ayudar a las personas, a cada uno, a realizar su proyecto vital con la máxima calidad y profundidad posibles.

Anuncios

Un comentario en “Elecciones en el PSOE, más de lo mismo

  1. Celebro que coincidas con Ramon Bassas, un socialista capaz de ir a fondo en sus principios y no aferrado a los cargos aunque sean electos.

    Para entender la relación del PSOE con la Iglesia Católica hay que hacer por ejemplo una excursión a Burgos, y lo propongo porque allí tengo buenos amigos. Un pueblecito cualquiera de la provincia se puede dividir entre la gente de práctica religosa más o menos regular (y probablemente mayoritariamente votantes del PP), y los que solo se acercan muy esporádicamente por la Iglesia y que históricamente podían haber sido incluso anticlericales (y ahí el porcentaje de votos al PSOE históricamente ha sido mucho más estable). Y en ese anticlericalismo se ha enraizado buena parte de la cultura socialista por esas tierras, y de esos polvos vienen estos lodos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s