No hay conocimiento Metafísico sin paz interior


lago

Vuelvo, una vez más, a otra de las cuestiones más recurrentes en mis meditaciones: la diferenciación entre conocimiento (con minúscula) y  Conocimiento (con mayúscula).

Bajo la primera denominación englobo a todo saber racional, dual, experimental, fragmentado…  El conocimiento que logramos de las cosas -entendidas como algo ajeno a nosotros- a través de nuestros esfuerzos de investigación, análisis, experimentación o raciocinio.

Escribo con mayúscula el que en el título he denominado Conocimiento Metafísico, la tradicional Gnosis, el saber místico, a-dual, advaitico, en el que el objeto y sujeto se funden en una unidad que permite descubrirse a través de lo conocido, por lo que en ese proceso de conocimiento uno transforma su naturaleza y su vida al percibir la trinitaria relación entre el Absoluto, el Cosmos y el ser humano.  Esta forma de conocimiento tiene menos que ver con el propio esfuerzo que con la capacidad de abrirse a la Realidad, rasgando todos sus velos.

Me gusta la imagen del ser humano como recipiente capaz de vaciarse de cuanto no es esencial para hacer espacio a la gracia que viene del cielo, a ese Conocimiento que viene de lo alto y que no es el fruto de nuestra capacidad ni el premio a nuestros esfuerzos, sino la consecuencia de abrirse -como el vientre de una virgen- para dejarse fecundar.

Pero, lo repito, para ello es preciso vaciarse previamente, hacer espacio, Silencio,  limpiar la estancia…  En Oriente lo tienen claro: es preciso serenar el alma, calmar las aguas interiores, para que éstas puedan reflejar correctamente el cielo, el sol, las estrellas, la luna, los prados, los montes que las envuelven…  Y nuestro auténtico rostro al contemplarnos en ellas.  ¿O acaso percibimos con la misma nitidez nuestro reflejo en la superficie de un calmo lago que en las removidas y arremolinadas aguas de un lago sometido al viento y las corrientes subterráneas?

Es preciso serenar el Espíritu para poder ver la Realidad sin velos…  La auténtica religión -cargada de espiritualidad, silencio y transformación interior- tiene mucho que decir al respecto.  Oriente y sus vías también.  No nos cerremos ninguna puerta.  Dejemos que el Espíritu sople donde quiera y abrámonos a su brisa, a esa suave caricia que arrastra consigo todas las nubes y los vientos para dejarnos en paz y calma…  En esa paz y calma necesarios para reflejar en nuestra vida el rostro de la Vida.

Anuncios

Un comentario en “No hay conocimiento Metafísico sin paz interior

  1. GRACIAS POR TAN BELLO POST me encanta la espiritualidad!! Hoy en día es difícil pararse pero siempre que puedo me permito silenciarme, cuando veo que ya no puedo más con mi mente a tope de pensamientos por todos lados, es normal que alguna vez pase, y me busco la salida de la paz interior!!!!!!!!!!!!!!!

    MUCHAS GRACIAS!! BUEN FIN DE SEMANA PARA USTED Y SU FAMILIA!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s