Palabras verdaderas


palabras de verdad

Decían los escolásticos que la Verdad es la adecuación de nuestra mente a lo que Es, por lo que la Verdad propia del ser humano tiene una faceta objetiva (el ser) y otra subjetiva (nuestra particular y limitada aproximación a ese ser).

No he ocultado jamás mis reminiscencias platónicas y mi convencimiento de que el camino del saber pasa más por el re-conocimiento que por la novedad, que la sabiduría tiene más que ver con el des-cubrir que con el adquirir.

La auténtica gnosis supone la total apertura al ser, el vaciamiento de todo prejuicio e imagen idolátrica, la apertura de nuestros ojos, oídos y mente, así como la transformación de nosotros mismos en un recipiente capaz de tomar la forma de lo contenido, de adecuarse a lo conocido, de convertirse en lo conocido, de re-conocerse en lo conocido haciendo desaparecer la dualidad propia del saber científico o profano.

Me gusta cómo lo expresa mi admirado maestro y querido amigo  Javier Melloni en su Cristo Interior:  “La voz de los maestros de todos los tiempos tiene la sonoridad de ese retorno a casa.  Siendo lejanas, resultan extrañamente familiares.  En ello reconocemos que estamos ante las palabras verdaderas”.

Abrámonos a esas palabras que vibran en nuestra misma longitud de onda, que se aproximan a lo inabarcable por la misma faceta en que podemos hacerlo nosotros, cordones umbilicales que nos unen a la Fuente de Vida, alimentándonos y ayudándonos a crecer…  Adecuándonos, cada vez más, a ese Ser que somos…  Lo sepamos o no.

No confundamos las palabras verdaderas con el Ser, pero no renunciemos al uno, ni a las otras; al Uno ni a lo múltiple.  Escuchemos…  El que tenga oídos, que oiga.

Seamos buscadores y sembradores de Verdad, peregrinos del Absoluto.

Anuncios

2 comentarios en “Palabras verdaderas

  1. Joaquín, acabo de conocerte o mejor de entrar en tu página, tengo oídos de 71 años y deformación universitaria a esta edad; soy amigo de la lectura y ya cada vez más perezoso para ello, pero la meditación de hoy, para mi, y no es un reproche, no llego a su fondo, será que tengo que hacerme a tu modo de expresarte.
    De todas formas gracias porque alguien intenta dar luz, aunque los ciegos, como yo en este caso por mi ignorancia, no llegue a verla
    Si es fruto de la oración, llegaré a verla.

    1. Querido Juan Antonio. Dudo que alguien con 71 años de experiencia acumulada no haya comprendido mi meditación del día por ignorancia… Más bien me temo que – o yo no me expliqué correctamente- o simplemente el tema no produce ninguna resonancia en tu interior, no forma parte de tus preocupaciones. Y no está la vida para ir añadiendo quebraderos de cabeza a los lectores… Así qué, si ha sido culpa mía te pido disculpas… Y si es que el tema no te preocupa, te ruego que no le des más vueltas y dejes pasar la cuestión como el que se relaja contemplando el baile de las nubes en el cielo. Un afectuoso y agradecido saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s