Poniendo los deseos en su sitio


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Hay algo que compartimos todos los seres humanos: nuestra humanidad. Más o menos desarrollada, pero humanidad al fin y al cabo.  Y este nexo común hace que existan unas semejanzas entre todos nosotros que nos permiten aprender los unos de los otros…  Aunque no siempre lo hagamos.

Voy a ponerte un ejemplo para ilustrar a dónde quiero llegar:  ¿cuántas veces, siendo niño, deseaste con toda tu alma un regalo y -tras conseguirlo y jugar unos días con él- lo abandonaste en un olvidado rincón del armario?  Parecía que te iba la vida en tenerlo pero su logro te demostró que no satisfacía todo tu deseo, que anhelabas otra cosa, que tenías sed de más.

No sé la edad que tienes, pero seguro que en función de ella encontrarás muchos más ejemplos de deseos alcanzados que se han demostrado caducos, insuficientes: esa moto, ese coche, ese sueldo, ese puesto, esa casa, ese éxito, esa fama…  Todo pasa y descubrimos que nada es tan importante…  Y nos pasa a todos, porque todos tenemos el sustrato común de nuestra humanidad…  Es cuestión de tiempo, de experiencia.

Por eso voy a hacerte una propuesta de perogrullo, pero que justamente por ser tan obvia no siempre nos la planteamos: ve a ver a tus mayores, a tus abuelos, a esos ancianos que conoces y con los que te une una cierta relación de confianza, afecto o cariño y pregúntales qué es -para ellos, en ese momento- lo más importante de sus vidas…  Y conviértelo en prioridad de la tuya…  Verás qué sorpresas…  Haciéndolo ganarás tiempo y, cuando llegues a su edad, no tendrás que arrepentirte de haber malgastado tu vida en niñerías.

Haz la prueba, ya me contarás qué tal te ha ido.

Anuncios

Un comentario en “Poniendo los deseos en su sitio

  1. La verdad tengo 33 años y gran parte de mi vida dediqué a cuidar ancianos por amor hacia ellos mostrando mis ganas de que se encontraran bien frente a su sufrimiento.

    Descubrí que de algunos sí podía aprender pero de otros no aprendí nada, al final ya se sabe que no todo el mundo madura con el paso del tiempo hacia una buena humanidad.

    Creo que se puede ser anciano muy joven y al contrario también, por eso pienso que el cariño y el amor sólo están en cada persona desde siempre no por el paso del tiempo para algunos, donde sólo reina mucho egoísmo, maldad y ganas de seguir haciendo daño a pesar de saber que poco tiempo de vida les queda.

    Aún así viva la gente con humanidad de cualquier edad! GRACIAS POR LA ENTRADA QUE SIEMPRE ME MOTIVA MÁS AUN CUANDO LE LEO! 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s