Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

El Papado: ni de conservadores, ni de progres


papa francisco papado

Fui educado en un catolicismo de lo más conservador, ni más ni menos que el del Opus Dei.  Aunque siempre hay sanas excepciones, la Obra que yo viví era más bien monocolor…  Y las pocas sorpresas que había en su seno -y con las que hice amistad- hoy, en su inmensa mayoría, ya no pertenecen a la Institución.  Pero no es éste el tema de este post, sobre las luces y las sombras de la Obra ya trataré en otra ocasión.

Decía que mamé un ambiente y un catolicismo conservador en mi infancia y juventud, periodo que coincidió con los papados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.  Si hay que etiquetar a ambos pontífices -con el riesgo y simplificación que implica toda etiqueta- habría que situarlos en el lado del catolicismo conservador, de esos católicos que los adoraban y formaban su guardia pretoriana.

Siguiendo con las caricaturas, podríamos decir que en la otra trinchera eclesial estaban los católicos progres, todos esos miembros de la Iglesia -aperturistas y desviados, con los jesuitas en cabeza- que ponían en cuestión el cristianismo propio de ese catolicismo y que no pocas veces se enfrentaban al Papado, a sus afirmaciones, a sus gestos y sus decisiones.  Así que -al menos en mi mente- se fue formando la inconsciente idea de que los conservadores eran respetuosos con el Papado, mientras que los progres no respetaban a nada ni a nadie…

Pero llegó el Papa Francisco, y la cosa cambió.  Quienes antes exigían absoluto respeto a la figura del Sumo Pontífice, quienes prácticamente consideraban que el Papa hasta estornudaba ex cathedra, hoy claman al Cielo contra Francisco, considerando que está poniendo en peligro a la Iglesia, a su Magisterio, a la Tradición y a los fieles…  Especialmente tras el movido Sínodo de la Familia.  En cambio, muchos de los progres que antaño se pasaban la autoridad del Santo Padre por el mismísimo Arco del Triunfo, hoy emplean la figura del Obispo de Roma para defender sus posiciones y atizarles a los conservadores que en el pasado les habían acusado de heterodoxos.

No hay manera, llevamos el dualismo arraigado en el corazón y somos incapaces de descubrir la Unidad que se oculta en la diversidad, somos incapaces de superar la polaridad de los opuestos.  ¿Fue Cristo progresista? ¿Fue conservador?  La respuesta, aunque nos cueste reconocerlo, dependerá de cómo seamos nosotros…  Porque sólo vemos lo que queremos ver, nos quedamos con la parte del mensaje -tanto de Cristo como del Papa, como de cualquier otro- con el que sintonizamos, con el que estamos de acuerdo, y despreciamos todo aquello que nos incomoda o nos empuja fuera de nuestra zona de confort.

Dios es semper maior, será siempre inabarcable para nuestras categorías, nuestros planteamientos y nuestras trincheras.  Sólo cabe apertura ante ese mar sin orillas, sólo cabe seguir avanzando tras las huellas de Aquél al que nunca comprenderemos total y absolutamente.  Y los Papas lo saben, y no pueden olvidarlo, y por ello deben apuntar más allá de ellos mismos y de nosotros mismos, invitándonos a caminar sin miedo en pos de Aquél que nos llama desde el más allá y desde el más acá.  Y en ocasiones su llamado vendrá desde la derecha, y en otras desde la izquierda.  Porque hay cosas y categorías que se deben conservar y otras que deben progresar…  Dejemos que Dios marque los tiempos…  Y dejémonos de conservadurismos y progresismos porque, como decía con acierto Ortega y Gasset (progresista conservador donde los haya) el ser de derechas, como el ser de izquierdas, es una de las formas que puede escoger cualquiera de ser estúpido.  Porque tanto una posición, como la contraria, constituyen formas dualistas de hemiplejia moral.

Abandonemos las trincheras, miremos con ambos ojos, persigamos la Unidad, la Totalidad y la Catolicidad…  Y no adoremos más que a Dios, pues lo demás es idolatría…  También la papolatría.

Anuncios

4 comentarios el “El Papado: ni de conservadores, ni de progres

  1. jordi_morrós
    28 de octubre de 2014

    Esta entrada en tu blog es de las que puede incomodar un poco a todo el mundo. Sin duda no hace falta que el Papa Francisco sea un gran progresista para que cause revuelo (cosa por otra parte que dudo bastante de que lo sea), sino tan solo observar como es la forma de presentarse de nuestra sufrida Iglesia católica como para imaginarse fácilmente lo lejos que puede estar de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad por situaciones humanas más o menos problemáticas (repasa mentalmente solo los temas del último Sínodo y la reacción de los sectores menos proclives a cualquier tipo de dulcificación y tendrás un buen ejemplo de lo que te comento). Y ahí si que estoy de acuerdo en que el Papa Francisco está cambiando al menos la forma de presentar algunos temas.

    En esta línea te recomiendo lo que ha publicado Sandro Magister que ayuda a tener una visión más completa sobre lo que a veces simplificadamente solo se presenta como una cuestión de tensiones entre la tropa conservadora y la tropa progresista.

    http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350910?sp=y

    • Joaquín Muñoz Traver
      28 de octubre de 2014

      Estimado Jordi,

      Aunque no comparto algunos de sus puntos de vista, soy lector habitual -casi diario- de Sandro Magister. Coincido contigo en que ofrece una perspectiva que es importante tener en cuenta… Aunque no sea más que eso, una perspectiva complementaria a la de otros.

      ¿Que el post puede resultar incómodo? Puede que tengas razón. Tampoco para mí es cómodo tener que tomar consciencia de que a menudo censuro sin darme cuenta los inputs que me llegan para quedarme sólo con aquello que no me hace salir de mi zona de confort. Pero es liberador y enriquecedor darse cuenta. Y, si a mí me ayuda, quiero pensar que alguien más puede salir beneficiado de la lectura de la entrada… Aunque algunos otros puede ser que me hagan sentir su descontento. Qué le vamos a hacer… No somos moneda que a todo el mundo gusta, ¿no? Ventajas de no cobrar por escribir… 😉

      Gracias -una vez más- por tus comentarios, Jordi. Enriqueces este blog con tus aportaciones. Es un honor -y un lujo- el tenerte como seguidor.

      Cuídate.

      Joaquín

      • jordi_morrós
        28 de octubre de 2014

        Hola Joaquín.

        Pues de entrada yo no sigo tanto a Sandro Magister, pero me sorprende lo que dices sobre no compartir sus puntos de vista. Por lo que yo leo de él me parece que es muy “oficialista” por decirlo de alguna manera, pero a mí me gusta porque da una información muy completa sobre los temas que trata.

        Otro vaticanista que había leído tiempo atrás es John L. Allen. Para mi gusto es menos “oficialista”, y más independiente y con un ligero toque progresista. Aquí tienes su última entrada en su blog (estuvo durante años en el portal de National Catholic Reporter pero este año 2014 cambió de aires).

        http://www.bostonglobe.com/2014/10/18/johnallen/vjQDyEMvljmixn28FhYNVP/story.html

        Continuaremos en contacto.

      • Joaquín Muñoz Traver
        29 de octubre de 2014

        Hola Jordi,

        Allen sí que es toda una novedad para mí. Prometo pasearme por su blog, ya que tus recomendaciones nunca me han decepcionado.

        Gracias, una vez más, por tus descubrimientos. No dejes de enriquecernos con ellos.

        Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 de octubre de 2014 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: