Sólo la verdad resulta ejemplar


Mafalda 40 años

Hoy es el 40 cumpleaños de mi esposa, algo así como el ecuador de la vida.  Quería prepararle algo especial para este día, así que he echado mano del baúl de los recuerdos y le he montado un vídeo que trata de condensar -en 45 minutos- su primera mitad de vida, sus raíces, sus experiencias, sus dones, lo mucho que significa para mí y para nuestra familia…

En el proceso de buscar fotografías y de revisar antiguas cartas -durante nuestro noviazgo nos escribimos muchísimo pese a ser vecinos-, encontré algo que me dejó anonadado…  Tan anonadado que ha dado lugar a este breve post.  Junto a un poema de amor y a algunos recuerdos, terminaba yo mi carta proponiéndole lo siguiente a la que hoy es mi esposa: “Hay en nuestras vidas, en nuestras familias y en nuestro noviazgo algunas cosas que no son como nos hubiera gustado.  Tal vez, si algún día tenemos críos, deberíamos reescribir la historia para que ésta resulte más ejemplarizante para ellos.  Piénsalo”.

Poco más y me da un soponcio al leerlo, casi veinte años más tarde…  ¿Cambiar la historia para dar ejemplo? ¿Edulcorarla? ¿Cómo pude plantear algo así?  Sólo la verdad resulta ejemplar, y nuestros hijos deben conocerla.  Es importante para el desarrollo de su personalidad y de su autoestima que sean conscientes de que no son los únicos que cometen errores, que también sus mayores los han cometido y que -pese a ello- han sabido rectificar y seguir adelante.  Si nuestra autoridad dependiera de tener un pasado inmaculado, nadie podría llevar de la mano a sus hijos.  Porque no hay vidas perfectas en este mundo, sólo en la imaginación.

Somos quienes somos porque hemos vivido lo que hemos vivido, nuestro hoy hunde sus raíces en nuestro ayer…  Lo bueno y lo malo que hemos vivido -incluso nuestros aciertos y errores- constituyen las experiencias que nos han ido modelando hasta dar lugar a quienes somos en la actualidad.  Que no nos duelan prendas al mostrar nuestras miserias, ni al reconocer las de los nuestros…  Amamos porque conocemos -y nos reconocemos- en el corazón del otro, en sus luces y sus sombras, en sus sonrisas y sus lágrimas, en sus esperanzas y sus miedos…  No construyamos nuestras relaciones familiares sobre humo, sobre mentiras, sobre medias verdades…  Porque no es sano, ni bueno…  Toda mentira termina haciendo daño, termina horadando el interior de las relaciones hasta dejarlas completamente huecas y frágiles, tras una engañosa fachada superficial.

Sólo la verdad resulta ejemplar, así que no temamos a nuestras sombras…  Mejor compartámoslas con los nuestros para llenarlas de luz.  Nos sorprenderá su agradecida reacción…  Porque -no lo olvidemos- sólo la Verdad nos hará libres.

Anuncios

2 comentarios en “Sólo la verdad resulta ejemplar

  1. Joaquín, si en veinte años no hubiéramos cambiado nuestra percepción del mundo, de los que nos rodean y de nosotros mismos para mí sería una causa de un mucho mayor soponcio que el que a ti te ha provocado releer esos pensamientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s