El aroma de Dios


oler perfume de dios

Mi esposa tiene un olfato prodigioso, es capaz de captar y distinguir olores que para el resto de mortales resultan imperceptibles…  Es un don, que en sí mismo lleva su carga…  Porque no todos los olores son perfumes.

Algo similar sucede con la sensibilidad para descubrir el aroma de Dios en cuanto nos rodea…  Es posible hacerlo, pero no para todos, ni en todas las circunstancias…  Algunos tienen natural capacidad para lograrlo, otros deben hacer un esfuerzo especial de atención y concentración.  Pero eso no significa que el aroma no esté ahí, a nuestro alcance…  Lo que significa es que nosotros no estamos preparados para percibirlo.

Es preciso afinar nuestros sentidos -especialmente los internos- si queremos descubrir en lo cotidiano una profundidad que a día de hoy se nos escapa.  Cierra los ojos y presta atención a tu respiración…  Sentirás el aroma del Absoluto que brota de la Profundidad y se pierde en la superficialidad…  Y junto a él te llegarán otros olores, unos deliciosos y otros insoportables…  Es el precio del despertar de los sentidos, ya que una visión más amplia y penetrante no sólo nos pone en contacto con la Belleza, sino que también trae a nuestros ojos la fealdad, el dolor y la carencia…  Pero, no lo olvides, también en ellos puede uno percibir el aroma de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s