Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

La venida, de Anthony de Mello


venir al mundo

En estos tiempos de Navidad -como venimos diciendo los últimos días- es bueno meditar en torno al nacimiento de Jesús…  Y al propio nacer y renacer a una auténtica Vida.  Quería terminar la semana con un texto que resultara realmente inspirador y movilizador…  Y creo que lo he encontrado en “La venida” que publicó Anthony de Mello en su obra “El manantial”.

Hay que leerlo con calma y sosiego, degustando cada palabra, permitiendo que nos acaricie y transforme por dentro…  Alineando mente, corazón y vida.  Dice así:

 

Los acontecimientos de la historia

no fueron menos dirigidos

para que yo viniera a este mundo

que para que viniera el Salvador.

Tenían que conjugarse el momento oportuno,

el lugar exacto

y las circunstancias apropiadas…

para que yo pudiera nacer.

Dios escogió a los padres de su Hijo

y les dotó de la personalidad que necesitaban

para recibir al Niño que iba a nacer.

Le hablo a Dios acerca del hombre y la mujer

que Él escogió para que fueran mis padres…

y acabo comprendiendo que tenían que ser

la clase de seres humanos que fueron

para que yo pudiera ser

lo que Dios quería que fuera.

Al igual que cualquier otro niño,

el Cristo-niño viene a traer un mensaje al mundo.

¿Qué mensaje he venido yo a traer?…

Busco la ayuda del Señor para expresarlo

en una palabra… o en una imagen…

Cristo viene a este mundo

a recorrer un determinado camino

y a cumplir un determinado destino.

Él cumplió conscientemente

lo que de Él había sido escrito.

Si miro atrás, veo con asombro lo que fue escrito

y se ha cumplido hasta ahora en mi propia vida…

y por cada fragmento de ese escrito, 

aun el más pequeño,

doy las gracias…

A fin de santificarlo con mi gratitud.

Miro expectante y totalmente entregado

todo cuanto ha de venir…

y, al igual que Cristo, 

digo: Sea. Hágase…

Por último, evoco el cántico de los ángeles

cuando Cristo nació.

Su cántico hablaba de la paz y la alegría

que dan gloria a Dios.

¿Acaso no escuché yo el cántico de los ángeles

el día que nací?

Miro con alegría

cuanto ha sido realizado a través de mí

para hacer del mundo un mejor lugar…

Y me uno a aquellos ángeles en su cántico

para celebrar mi nacimiento.

También tu nacimiento merece el cántico de los ángeles y la adoración de los pastores.  Porque el propio Dios reposa en tu interior.  Deja que su luz y su amor se manifiesten en tu vida…  Deja que cada día sea Navidad…  Una mano te sostiene y te ayuda a crecer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 de diciembre de 2014 por en Citas, Lecturas, meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: