Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

La vida es sueño, y los sueños… Sueños son


la vida es sueño

Por fin han terminado las fiestas navideñas, volvemos a la normalidad.  No sé si a ti también te sucede, pero durante las celebraciones llega un momento en que me siento transitando por un mundo de ensueño, de irrealidad…  Incluso hay momentos en que se me embota el alma y los sentidos…  Y eso me ha llevado a la meditación que nos ocupa hoy sobre lo que en Oriente se conoce como maya, la ilusión o irrealidad de este mundo cambiante en el que vivimos, confundidos a menudo por las apariencias.  En Occidente ha tenido más éxito la expresión que popularizó Calderón de la Barca: la vida es sueño.

Ya Platón, en el Teeteto, se planteaba cómo podemos determinar si en este momento estamos durmiendo -y todos nuestros pensamientos son un sueño- o si estamos despiertos y hablando con nosotros en estado de vigilia…  ¿Acaso no nos parece real el sueño cuando estamos inmersos en él?

Chuang-Tse nos plantea el mismo dilema: en una ocasión soñé que era una mariposa, revoloteando de acá para allá; y a todos los efectos era una mariposa.  Sólo era consciente de que seguía mis gustos de mariposa y era inconsciente de mi individualidad humana.  De repente, desperté, y allí estaba, yo mismo, de nuevo.  Ahora no sé si era un hombre que soñaba ser una mariposa, o si soy una mariposa soñando que soy un hombre.  Realmente escalofriante, ¿no te parece?

Este tipo de meditaciones me ayudan a relativizar la importancia de todo aquello que pasa, de lo voluble, de lo mudable…  Y a fijar mi atención en aquello que permanece, en lo Único que permanece.  Porque si no vigilamos, nos apegamos a todo aquello que no somos -a lo que tenemos y hacemos- aun a costa de perdernos a nosotros mismos.  Dejamos escapar la Vida entre los dedos, en agotadoras jornadas que pretenden garantizar lo que no es más que humo.

William Law lo expresó con maestría cuando afirmó, sin miedo, que una vida consagrada a los intereses y goces de este mundo, gastada y despilfarrada en la esclavitud a los deseos terrenales, puede considerarse verdaderamente un sueño, pues tiene toda la fugacidad, la vanidad y la ilusión de un sueño; pero con una importante diferencia: que cuando un sueño ha terminado, nada se ha perdido salvo ficciones y fantasías; pero cuando el sueño de la vida ha terminado sólo por la muerte, se ha perdido toda esa eternidad para la que fuimos traídos al ser.

Aunque soy de la opinión -advaita- de que es imposible perder nuestra Naturaleza Última, sí que considero que la existencia terrena se vuelve una pesadilla cuanto más y más nos apegamos a lo que no es más que sueño…  Y que como todo sueño, hoy está y mañana no.

Meditemos sobre la naturaleza eterna o transitoria de las cosas, nos ayudará a tomar consciencia de la dirección en que debemos encaminar nuestra existencia.  Termino con los versos de Calderón de la Barca, que han dado título a esta entrada:

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Anuncios

Un comentario el “La vida es sueño, y los sueños… Sueños son

  1. Lourdes Delgado Morales
    7 de enero de 2015

    Me encantó tu texto, justo me estaba diciendo “esto suena tan advaita” hasta que tú mismo lo confirmaste… y como todo es causal, de modo coincidente hoy también leí sobre el advaita vedanta; tu post, la cerecita que coronó mi día filosófico. ¡Por ello, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: