Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Felicita hoy a tus muchos padres


vara florida jose

Hoy, 19 de marzo, día de San José, celebramos el Día del Padre.  Miles de esposas e hijos van como locos por las tiendas, buscando algún presente con el que manifestar el cariño que sienten por su progenitor, o por el padre de sus hijos.  Y eso está bien…  ¿Qué voy a decir yo que tengo una esposa y cinco hijos?  Es fantástico esto de recibir regalos, especialmente cuando eres consciente de que su valor no depende de lo que cuesten sino del amor que representan, pues son símbolo de la entrega de uno mismo que hace el que te regala desde el corazón.

Pero no debemos quedarnos ahí, este día trata sobre mucho más que regalos.  Su patrón San José, el esposo de María, nos lleva a reflexionar sobre lo que implica la paternidad: entrega, preocupación, responsabilidad, protección, cariño, apoyo, acompañamiento, visión, confianza, enseñanza, aprendizaje, perdón, comprensión, fuerza, ánimo…

Ser padre es apasionante, pero no es fácil.  Una nueva vida surge, y como padres nos dejamos la nuestra en lograr que el hijo crezca y florezca…  Mientras que nosotros disminuimos.   Ser padre no implica ejercer el poder sobre el hijo, sino la autoridad.  La potestad disminuye al sujeto que la soporta, mientras que la autoridad -el ejemplo- nos hace crecer como personas.  Todos los niños -de pequeños- desean ser como su padre…  Y pierden el respeto por él a medida que van ocupando su lugar.  Dicho de otro modo más ácido y freudiano: mi apego a la figura de mi padre debe morir (se debe matar al padre), para que yo pueda renacer como padre de mi familia.  Es ley de vida, si queremos hacer las cosas bien.  Sólo después de esta catarsis es posible recuperar un amor adulto, recíproco y no dependiente respecto a la figura paterna.

Más allá de lo que digan los evangelios apócrifos, me gusta la iconografía en que se ve a San José con una vara florida porque me parece una directa referencia a su función paterna: hacer florecer a quienes se ama.  Y fíjate que he dicho a quienes se ama, y no sólo a los hijos.  Porque la paternidad, en su sentido más profundo, va mucho más allá de la biología… Y si no que le pregunten a José, que no era padre natural -sino putativo, menuda palabreja- de Jesús.

Nada es casual en los textos sagrados, todo tiene un sentido profundo, y puede que este hecho pretenda llamar nuestra atención sobre la paternidad no biológica, sobre la paternidad que ejercen sobre nosotros maestros y amigos…  Tenemos mil padres que nos han ayudado a nacer y renacer, a florecer mostrando nuestro mejor rostro.  Hoy es un buen día para escribirles unas líneas de agradecimiento, para hacerles una llamada, para visitarles, para expresarles con dulzura que somos conscientes de cuánto les debemos.

Ojalá también nosotros algún día ejerzamos una paternidad espiritual sobre tantos hijos como granos de arena se encuentran en el desierto.  Será que lo hemos hecho bien, y que el mundo es un lugar mejor gracias a nuestro ejemplo.

¡Feliz día del padre!  Disfruta de tan bella celebración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 de marzo de 2015 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: