Cuando más necesitados estamos, llega el Avatar


avatar

Es difícil que surja algo realmente grande y glorioso en medio de la comodidad y el bienestar.  Las raíces de lo excelso suelen encontrarse en las dificultades, necesidades y sufrimientos.  Las más complicadas circunstancias activan y ponen en marcha mecanismos invisibles, resortes desconocidos que hacen posible la magia creativa, el cambio inesperado, el desarrollo de lo que se encontraba en estado latente.

Es ésta una regla que se aplica a lo individual y a lo colectivo, al ámbito personal y al social.  Incluso un texto ineludible como es la Bhagavad Gita, lo pone en labios de Krishna: “Cuando la justicia se debilita y decae, y la injusticia medra altanera, entonces mi espíritu surge en la tierra.  Para la salvación de quienes son buenos, para la destrucción de la maldad en el hombre, para la realización del reino de la justicia, vengo a este mundo edad tras edad”.

Si atendemos a la historia, observaremos que la promesa se cumple y que el nacimiento de las grandes filosofías, espiritualidades y religiones coincide con un momento de decadencia, que exige la muerte de lo viejo y el nacimiento de lo nuevo.  Así se suceden las grandes civilizaciones, por agotamiento de su corazón, de las ideas y creencias que las movían.  Y así sucede también en nuestra vida, o en nuestras vidas…  Sin importarme si las vivimos en una sola existencia o en una sucesión de ellas.

Hay momentos en los que sentimos que la vida que hemos llevado, la que habíamos programado, se nos escapa entre los dedos.  Instantes en los que percibimos con claridad que está llegando a su fin, que se agota su modelo, que esa vida se queda sin Vida.  No es una situación agradable, es la antesala de un final.  Pero es importante recordar en ese momento que también es un trámite necesario para dar a luz una nueva y más plena existencia, que no hay resurrección sin muerte, Pascua sin Pasión.

Cuando oigas los muros caer, no te dejes atemorizar por su estruendo.  Mejor fija tu mirada en cuanto está por construir.  Y reposa confiadamente porque nunca estarás sólo.  Es cuestión de tiempo que el Maestro se manifieste y te lleve de la mano…  Simplemente está esperando a que estés preparado.

¿Lo estás ya?  Entonces Le descubrirás cerca de ti, muy cerca…  Porque nunca te ha abandonado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s