Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Reprimenda y esperanza


reprimenda

Mi esposa y yo no somos unos padres blandos, ni mucho menos.  Somos conscientes de que nuestros hijos son piedras brutas que necesitan pulirse para que den a luz la hermosa escultura que ocultan en su interior, y hacemos cuanto está en nuestras manos para ayudarles a hacer esa metamorfosis…  Aunque, a menudo, no es agradable.

Aunque nos han tocado cinco hijos que son cinco soles, también son niños y -por eso mismo- tienen mucho que aprender, muchos hábitos y virtudes que adquirir, muchos errores que cometer y muchas equivocaciones que corregir.  Nuestra función es que cada una de sus experiencias se transforme en aprendizaje y les ayude a ser mejores, que se levanten tras cada caída, que se sientan amados y que aprendan a conocerse, superarse y aceptarse a pesar de todas las imperfecciones que descubran y sufran en sí mismos.

Para ello, no siempre basta con buenas palabras…  Ojalá, sería mucho más fácil y agradable para todos, pero no es así.  En ocasiones resulta imprescindible la reprimenda, y el castigo.  Muy explicado, eso sí, y acompañado de una gran dosis de cariño.  Intentando que nuestros hijos comprendan que velamos por su bien y no por nuestra imagen de buenos padres, pero manteniéndonos firmes para que descubran los límites infranqueables, los temas no negociables, las cuestiones en las que no vamos a ceder porque los principales perjudicados son ellos.

La reprimenda y el castigo les molesta, está claro.  Pero, a la larga, más les perjudica y disgusta la indiferencia de sus progenitores, el “haz lo que quieras, es tu vida”.  Porque implica que los padres han arrojado la toalla y ya no les preocupa educar.  Y eso, o es fruto de la falta de amor, o de la falta de esperanza.  O te da igual lo que le pase a tu hijo (no le quieres lo suficiente como para preocuparte por él) o has tomado conciencia de que es un desastre, no tiene solución y -por tanto- no vale la pena discutirse para que haga las cosas de otra manera, porque no lo hará (desesperanza).

Habrá quien esté pensando que hay una tercera opción al pasotismo de los padres: que tengan plena confianza en la capacidad de los hijos.  Este argumento podría servirme cuándo éstos ya disponen de cierto discernimiento, pero no para esos niños de 6 años que hacen su santa voluntad porque sus padres no tienen un no para ellos.

Sé lo que cuesta educar a los niños, lo incómodos que son los enfrentamientos con las personas que amas, lo que duele mantener el castigo cuando ya han reculado, la dificultad de aunar cariño con firmeza…  Pero nadie dijo que fuera fácil.  Sin embargo, nuestros hijos merecen que nos preocupemos por ellos, que nos esforcemos por ellos, que les dediquemos una reprimenda cuando no hacen lo que deben…  Al menos, mientras mantengamos la esperanza en ellos.  Algo que, como padres, no deberíamos perder jamás.

A veces es preciso esperar contra toda esperanza…  Y el milagro se produce: la semilla crece, el árbol se enraíza y florece…  Y supera todas nuestras expectativas. No perdamos la fe, no tiremos la toalla de la educación.  Nuestros hijos merecen más, nuestros hijos lo merecen todo.

Anuncios

2 comentarios el “Reprimenda y esperanza

  1. Gerson
    29 de abril de 2015

    Excelente gracias por este material te mando un abrazo fraternal desde Uruguay!
    Joaquín querido!
    Gerson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 de abril de 2015 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: