Donde está tu atención, allí está tu corazón


prestar atención

Amamos a lo que atendemos.  No hay amor sin atención, nos guste o no.

No te amo si no estoy pendiente de ti, de cómo te encuentras, de qué necesitas, de qué me quieres contar.  Si te amo, te observo, te atiendo, me preocupo por ti.  Paso a estar tan por ti, que conozco hasta el más ligero gesto de tu rostro, hasta el más leve matiz de tu mirada.  Amor y atención, una pareja de baile inseparable.  Así que no me digas que me amas si no tienes tiempo para mí, si no me atiendes, si no me prestas atención.

Pero también puedes tomarte la fórmula a la inversa, como si de una ecuación se tratara.  ¿Quieres saber qué amas en realidad?  Fíjate en qué ocupa tu tiempo y atención: ¿el trabajo? ¿Tu imagen? ¿Tu diversión? ¿Tu colaboración con una ONG? ¿Tus escritos? ¿Tu esposa? ¿Tus hijos? ¿Tus hobbies?

No lo olvides, allí donde esté tu atención estará tu corazón…  Por eso mismo, actuando sobre aquello a lo que prestas atención puedes cambiar, también, tus afectos.  Puede parecer magia pero no lo es, son las leyes que nos rigen…

¿Quieres pasar a amar a algo o a alguien?  Préstale atención, dedícale tiempo, ocupación y preocupación.  Verás que el amor surge como una semilla que crece tras morir a sí misma.  Descentrándonos de nosotros mismos, anclándonos en otro lugar, hacemos posible que nazca un nuevo mundo de afectos y emociones.  Compruébalo por ti mismo.  Funciona.

Anuncios

2 comentarios en “Donde está tu atención, allí está tu corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s