Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Para qué sirve trabajar en equipo


equipo_directivo

Todos escogemos, en algún momento de nuestras vidas, si vamos a llevar a cabo un proyecto solos, o con la ayuda de un equipo.  Si se trata de un gran proyecto, necesitaremos de otros que nos ayuden, nos guste o no.

Y en la elección de esos otros residirá el secreto de nuestro futuro éxito o fracaso.  Porque si decidimos trabajar en equipo es para ser capaces de obtener aquello que -en soledad- es imposible de alcanzar.  Pero los compañeros que escojamos para que nos acompañen en cada aventura serán los que marquen nuestros límites, nuestras infranqueables fronteras.

Por ese motivo, te recomiendo que busques a personas mejores que tú, más perspicaces, más profundas, más prácticas, más estratégicas…  Personas que no sean clones tuyos ni simples soldados que repliquen tus opiniones.  Si quieres llegar a lugares desconocidos y lejanos para ti, necesitarás experiencias distintas de la tuya, opiniones distintas de las tuyas, decisiones que no siempre coincidirán en primera instancia con las tuyas.  Trabajar en equipo -con un buen equipo- no siempre es fácil porque supone gestionar la diferencia dentro de la excelencia.  Pero sólo asumiendo la incomodidad de trabajar con los mejores -y potenciando su desarrollo permanente- tendrás asegurado el éxito.

En un equipo de verdad no hay lugar para los miedos que llevan a ciertos directivos a contratar colaboradores de perfil bajo para que no les eclipsen.  Si quieres hacer grandes cosas tendrás que arriesgar, porque hay una norma que se cumple siempre: a mayor riesgo, mayor beneficio.  Busca siempre a los mejores, pero no olvides que los mejores lo son tanto en lo profesional como en lo personal…  Lo demás son depredadores.

Si tienes confianza en la aptitud y actitud de cada miembro de tu equipo, escúchale.  Date un tiempo para madurar sus opiniones, para contrastarla con las de sus compañeros, para tratar de armonizarlas en el proyecto común que os ha unido.  Ésa es tu función como Director, ayudar a que todos den a luz su mejor rostro y sus mejores ideas para que, en base a todas ellas, tú puedas construir un proyecto de éxito mucho mayor que el que cualquiera de vosotros, por separado, podríais haber imaginado jamás.  La decisión final es tuya…  Pero más te vale dejarte impregnar por la sabiduría ajena ya que, si sigues sólo tus criterios (como siempre) no obtendrás resultados distintos a los de siempre.

Si el equipo es lo que debe ser, una vez los trazos generales del viaje que vais a compartir estén perfectamente perfilados, ya puedes dejarles hacer…  Porque cada uno de tus colaboradores, en sus campos, son infinitamente mejores de lo que tú serás jamás.  Limítate a observar, escuchar, controlar, aprender y reflexionar.  Tu función no es decirles cómo hacer su trabajo -son grandes profesionales- sino asegurarte de que su desempeño está bien orientado hacia las metas que tú has definido.

¿Seremos capaces de lograrlo?  Es un largo, larguísimo camino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 de abril de 2016 por en meditaciones y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: