3 claves para convertirte en un genio


einstein genio

 

Creo en las personas, todavía no he conocido a nadie que no sirva para nada.  Todos servimos para algo, todos somos muy buenos en alguna cosa aunque, lamentablemente, demasiado a menudo dedicamos nuestra vida a una labor distinta…  Y así nos va…  Tanto a nivel personal, como en cuanto a sociedad.

Tengo una buena noticia para ti: eres un genio…  O, al menos, puedes llegar a serlo.  Para lograrlo basta con que atiendas a tres elementos esenciales que te ayudarán a crecer:

  1. ¿Qué tipo de semilla eres?  Es preciso un ejercicio de autoconocimiento, de estudio y reflexión, para descubrir cuáles son nuestras aptitudes naturales, qué es lo que nos gusta, lo que se nos da bien, lo que nos hace sentir felices y útiles, lo que hace volar el tiempo…  Antes de plantar una semilla, debemos saber de qué semilla se trata.  Sólo así podremos plantarla en el lugar adecuado y ofrecerle los cuidados que realmente necesita.
  2. ¿Cuál es el lugar adecuado para plantar la semilla que eres? Hay semillas que necesitan sol, y otras que necesitan sombra.  Unas que necesitan frío, y otras que precisan calor.  ¿No te ha pasado nunca que pones un tiesto con una planta en un lugar de casa y parece que va a morir y que, con sólo cambiarla de lugar, rebrota con una fuerza inusitada?  Los seres humanos también somos así, nuestras particulares cualidades necesitan de un entorno con unas características muy concretas para desarrollarse.  Hay entornos que para nosotros resultan tóxicos, y otros que son tremendamente estimulantes.  Unos nos hacen fértiles y otros estériles.  No basta con tener la genialidad en nuestro interior, necesitamos cultivarla en un entorno adecuado para que ésta se manifieste.  Busca tu lugar en el mundo, o el mundo perderá a alguien con un potencial infinito.
  3. Hay que regarte.  Del mismo modo que la semilla que se ha plantado en la tierra adecuada necesita del agua para crecer, también nosotros debemos regar nuestros dones para que éstos crezcan, se desarrollen y fortalezcan hasta dar a luz nuestro mejor rostro.  El agua que necesitamos se llama trabajo, constancia, entrenamiento, experiencia, repetición…  El talento sólo florece a través de la acción constante.

Si descubres tu auténtica esencia, si encuentras tu lugar en el mundo y si trabajas sin cesar para desarrollar el tesoro que ocultas en tu interior, te aseguro que verás operar la magia del universo y que tu vida se transformará en una existencia lograda, cargada de frutos para ti y para los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s