Quiero ver, no creer


cima montaña

Decíamos ayer que cada uno es como es, que tiene características particulares que le convierten en una persona única.  Ese principio, que hay que tomar en cuenta para buscar el modo más adecuado de dar a luz nuestro talento, también es válido para ser aplicado en el camino del desarrollo espiritual.

Cada uno tiene su manera de ser, su propia psique, su racionalidad, su emotividad, su temperamento, su carácter, sus necesidades, sus traumas…  Somos seres únicos que partimos de nosotros mismos para llegar a Dios, al Absoluto, a la Trascendencia, al Uno, al Tao o como quiera que le llamemos…  Por tanto, cada uno debe recorrer su propio camino, que no es el del prójimo y, por ese mismo, es bueno preocuparse del propio viaje sin prejuzgar el del resto de peregrinos.

A estas alturas del camino, comienzo a practicar lo que digo…  Pero no siempre ha sido así.  Durante toda mi vida me he sentido llamado por una espiritualidad iniciática, transformadora, mística o esotérica que más tiene que ver con el ser que con el creer, con el ver que con el escuchar.  Una auténtica experiencia espiritual, un instante de lúcida intuición a-dual, es capaz de transformar tu percepción y tu futura intelección y acción.  Has visto, no necesitas creer porque tienes la certeza, porque -aunque sea por un instante- has traspasado el velo que nos oculta la Realidad.  Algo así es maravilloso, pero -generalmente- forma parte de un proceso largo y gradual por el que no todo el mundo quiere, puede o debe transitar.

Durante años he mirado por encima del hombro a quienes seguían vías espirituales basadas en la piedad, la creencia, el cumplimiento de ritos y normas…  Sin embargo, el tiempo me ha puesto en mi sitio y me ha mostrado que, del mismo modo que para “creer” yo necesito ver, hay quienes partiendo de la creencia llegan a la visión que también yo anhelo.

Distintos puntos de partida, distintos caminos, una misma cumbre…  Ver para creer, creer para ver…  Lo esencial es Despertar, Ser…  Y cada uno lo logrará a su modo.

Anuncios

Un comentario en “Quiero ver, no creer

  1. Buenas noches, Estimado Joaquín , es interesante y grata tu sinceridad en cuanto a tu forma de ver la espiritualidad , quiero compartir contigo una experiencia , por mucho tiempo ore, si, soy de los que creen para ver, ore, pidiendo algo específico , paso el tiempo, no se cuanto , no le puse atención a eso, pero de pronto esa petición que había hecho se volvió realidad, tal cual la había hecho, te invito a decirle a buscar a Dios , pues el se deja encontrar por los que le buscan , la oracion, no el rezar ,porque entiendo que eso es repetir palabras sin expresar tu necesidad sino , la oración, es un buen punto de inicio , congregarse, leer la biblia dejando a un lado los prejuicios , buscando conocer, encontrar. La biblia dice buscad y hallaréis , pedid y se os dará …., te invito, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s