Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

A ti te gustas tú. A él, él. A ella, ella.


mirarse en espejo

Lamentablemente, lo que generalmente más despierta nuestro interés somos nosotros mismos.  Reconocer que esta norma aplica para nosotros y para los demás puede cambiarte la vida.

No deja de sorprenderme la poca atención que solemos prestar el funcionamiento profundo de nuestra mente, de nuestra alma y de nuestro espíritu.  Somos auténticos ignorantes de nosotros mismos que, fruto de nuestra falta de autoanálisis, nos relacionamos como auténticos dementes.

¿Te has preguntado, en alguna ocasión, cuál es el tema que más te interesa?  No hagas una lista, sólo puedes escoger uno.  Una única cuestión.  Si somos sinceros, en la inmensa mayoría de ocasiones el tema que más nos interesa y preocupa somos nosotros mismos.

Si nos muestran una foto en la que sabemos que aparecemos, ¿a quién buscaremos antes que a nadie?  Si contemplamos nuestros pensamientos durante el día, ¿quién se encuentra más veces en el centro de cada uno de ellos?

Queremos ser los protagonistas de nuestra vida, somos nuestro personaje principal y por eso queremos estar siempre en primer plano.  Nos sucede a nosotros, y les sucede a los demás.

¿Te has preguntado, en alguna ocasión, qué te une con tus amigos?  Voy a aventurar una respuesta: en un principio, te maravilló cómo era esa persona, o a esa persona le maravilló cómo eras tú…  Y te lo hizo saber.  Nos encanta encantar.  Nos gusta gustar.  Queremos ser queridos.  Y agradecemos que lo hagan abriendo las puertas de nuestra alma, entregando nuestra amistad, mostrando afecto.  

¿Quieres llegar al corazón de alguien?  Preocúpate por conocerle en profundidad, habla con ella sobre su vida, sobre sus intereses, sobre sus sueños…  Interésate por esa persona hasta que descubras en ella algo que te fascine.  En el mismo instante en que esto suceda, se abrirá un resorte en tu alma y en la suya, y pasaréis a comunicaros de corazón a corazón, con una intimidad que un instante antes resultaba impensable.

Somos así, y es bueno saberlo. No sólo porque así conectarás con lo mejor de quienes te rodean sino porque -quienes quieran manipularte- te seguro que ya vienen con la lección aprendida.  Y los hay.  Y hay que reconocerles.  Y hay que tratar de transformarles…  ¿Cómo?  Con una sincera preocupación por quiénes son y quiénes pueden llegar a ser.

Haz de los demás tu principal tema de conversación y preocupación, y no sabrás qué hacer con tantos afectuosos conocidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 31 de mayo de 2016 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: