No pasemos de largo


durmiendo en la calle

En nuestras calles hay personas que sufren porque viven de un modo inhumano que pone de manifiesto nuestra propia miseria moral.  No pasemos de largo.

Hace unos días, por la noche, prácticamente me tropecé con un pobre hombre que dormía encogido en una esquina, cubierto por viejas y sucias mantas, oculto tras unos pocos cartones.

Pensando -como iba- en mis cosas, no reparé en su presencia hasta que estuve casi encima de él.  Por suerte, me dio tiempo a esquivar el bulto, echándome a un lado.  Instintivamente, retiré la mirada tras intuir de lo que se trataba.  Aceleré el paso.

Dos segundos más tarde, tomé conciencia de lo que acababa de hacer.  Me detuve y, arrepentido y en silencio, volví sobre mis pasos.  Dormía.  Más allá del hedor que desprendía, se percibía olor a vino…   Por un instante, me conmovió.  Mi alma trataba de imaginar qué desgraciada sucesión de acontecimientos le habrían llevado hasta allí.  Una pregunta resonaba en mi interior: ¿por qué él y no yo?

Busqué un billete en mi bolsillo y, con mucho cuidado, lo dejé caer en la bolsa abierta que había a su lado, resguardada -contra la pared- por su cuerpo.  Esa noche no me veía capaz de hacer más por él.  Era mi modo de tratar de paliar, en algo, su diario sufrimiento.  Mi modo de hacer auténtica limosna, ésa que en hebreo se denomina sedaqá, esto es, Justicia.  Porque la limosna, bien entendida, implica hacer Justicia -en nombre de lo Sagrado- a quienes no se la hacemos los hombres, con nuestras leyes y privilegios.

Hay quienes han dedicado su vida a los sin techo, a los más pobres de entre los pobres.  Despiertan mi admiración y simpatía pero, hasta el día de hoy, no es mi caso.  Yo ayudo de otras maneras, trato de estar disponible para quienes sufren a mi alrededor, intento perfeccionarme para aportar lo mejor de mí a quienes me rodean, a mis amigos y conocidos.  Preocuparse por los demás, ése es el tema.  Olvidarse un poco de uno mismo para estar disponible para los otros, especialmente para ayudar a levantarse a los caídos.

Sin embargo, demasiadas veces paso de largo ante realidades tan duras como la de una persona que duerme en el suelo en un portal, en una esquina, en un banco del parque.  Paso sin inmutarme, sin prestar atención, como inmunizado ante el dolor y el sufrimiento ajeno.  Ciego a lo que no sea yo mismo…

Por eso, cuando tengo un momento de lucidez, pienso que no es suficiente, que debería hacer algo más.  Y me pregunto: ¿cuándo? ¿cómo? ¿dónde?  

No es la primera vez que me sucede, pero espero que sea la última: hoy me pongo a buscar cómo puedo hacerlo para colaborar, en que proyecto puedo implicarme y puedo animar a participar a mi esposa y mis hijos.

Mi encuentro con ese pobre hombre me hizo ver, por un instante, un viejo rostro conocido reflejado en el suyo…  Un maltratado y sufriente rostro cuyo eco todavía resuena en mi cabeza: “cada vez que lo hicisteis con uno de mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis”.

Anuncios

Un comentario en “No pasemos de largo

  1. Tristemente esta experiencia es muy habitual paseando por Barcelona. En mi barrio de Vallcarca veo a vecnos míos que ya llegan a establecer casi una relación de saludo y conversación con estas personas. En el caso de este barrio da toda la sensación que son personas coordinadas por alguna red ya que te das cuenta como las van renovando y por la noche si dirigen a algún piso o local para pernoctar ya que nunca lo hacen en la calle ni en los cajeros bancarios. Por algún testimonio de algún vecino sé que es difícil de ofrecerles ayuda más allá de la limosna (muy cerca de donde realizan su tarea de pedir limosna hay el centro Heura http://www.centreheura.org/ para “homeless” ) pero alguno de estos mendigos no se han mostrado muy predispuestos a dirigirse a este tipo de centros.

    Resumiendo, todo un desfío personal y social.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s